| 23 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Paco Porras.
Paco Porras.

Paco Porras reaparece tras varios días desaparecido y obligado a prostituirse

El vidente que adivinaba el futuro leyendo frutas y verduras y que fue una leyenda de la televisión española de hace años atraviesa por una situación tan difícil como trágica y espeluzante.

| Maribel Fernández Chismógrafo

 

 

Los más jóvenes no se acordarán de él y lo mismo ni le conocen pero durante un tiempo no muy lejano Paco Porras fue uno de los personajes televisivos más omnipresentes de la pequeña pantalla patria.

A finales de los 90 saltó a la fama mediática junto a otro grupo de personajes inclasificables como Toni Genil, Leonardo Dantés, Yurena o la Bruja Lola que copaban minutos y minutos de tele gracias, entre otros, sobre todo al Crónicas Marcianas de Xavier Sardá.

Pero hacía ya mucho tiempo que poco se sabía del vidente que leía el futuro en frutas y verduras... Hasta hace unos días. 

Porras no atraviesa su mejor momento, como ya dejó caer el colaborador de Sálvame Kiko Hernández que reveló que pasa por muchas dificultades económicas y personales: "ha pasado de vivir a todo tren a vivir en la absoluta indigencia".

"Con todo lo que he tenido, ahora soy más pobre que nadie. Estoy fatal", confirmaba el propio Porras confesando que no tiene "ni para medicinas" a pesar de que sufrió un infarto el pasado verano.

Pero es que ahora Paco Porras ha ido más allá en la revista Pronto, donde ha narrado un verdadero infierno tras días desaparecido: "Tuve que viajar a Alicante por motivos personales. Y me llamaron de Torrevieja para atender unas consultas de videncia. Fui para allá y me recibieron en un local muy extraño, lleno de habitaciones, que resultó ser un burdel propiedad de una mafia de los países del Este. Intenté marcharme pero me secuestraron por la fuerza y me obligaron a prostituirme con varios hombres y mujeres". 

Según su versión, "buscaban el morbo sexual con una persona conocida. En ese puticlub se realizaban prácticas sadomasoquistas... Era un infierno. Todo automatizado, no se podía salir de allí, estuve secuestrado a la fuerza, en contra de mi voluntad. Es una mafia muy peligrosa y podían haberme matado".