13 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Esto es lo que de verdad pasaba entre Miguel Bosé y las bestias de sus hermanas

Ahora que el cantante ha decidido abrir la caja de Pandora con impactantes y escandalosas confesiones quién le conoce desde hace más de 30 años tiene mucho que decir de él también.

| M. F. Chismógrafo

A muchos de los que vieron las dos entregas de la entrevista de Jordi Évole a Miguel Bosé en La Sexta les escandalizaron y/o impactaron algunas de sus confesiones, que muchos pensaron que era la primera vez que explicaba... 

Sin embargo, los que llevan muchos años en esto de la prensa de sociedad no se han extrañado tanto y la mayoría de las cosas o ya las sabían o ya se las había contado el propio Bosé o algún miembro del Clan. 

Es el caso de la periodista Pilar Eyre a la que no chocó nada su confesión sobre las drogas que él mismo ya le había admitido en alguna ocasión. 

En su último blog para Lecturas va más allá y señala que "en aquellos años 80 Miguel apenas se hablaba con su padre", a pesar de que se habían fumado su primer porro juntos y se habían sincerado el uno con el otro. Tambien recuerda que cuando sus padres, Lucía y Luis Miguel Dominguín, se separaron protagonizaron una guerra muy parecida a la que hoy mantienen Rocío Carrasco y Antonio David Flores.

También recuerda que Miguel Bosé sentía adoración por Lucía y Paola: "Mis hermanas son dos pedazos de bestias, son de una pureza y una honestidad brutales... Soy el más enano de la familia y el peor".

No se olvida tampoco de cómo se reía "súbitamente infantilizado": "Tenía una novia muy famosa que se enfadó mucho porque la dejé una noche en el hotel para salir con mis hermanas ¡y después me fui a dormir con ellas!".

Pilar Eyre concluye recordando que otra de las míticas frases que le dijo a Évole estas semanas también la había soltado ya hacía años: que estaba harto de su parte famosa, que Miguel estaba harto de Bosé, como le dijo al presentador de La Sexta. 

Según la periodista mientras las adolescentes que le esperaban rugían al otro lado del camerino él se quejaba: "¿Sabes qué me pasa, Pilar? Estoy harto de ser Miguel Bosé". De esto haría ni más ni menos que 38 años.