| 30 de Noviembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La nueva edición de Supervivientes sigue haciéndose hueco en la parrilla.
La nueva edición de Supervivientes sigue haciéndose hueco en la parrilla.

El parásito de Supervivientes despierta la ternura de los más duros de Telecinco

Al final se ha obrado el milagro y los colaboradores más intransigentes e inflexibles de la cadena de Mediaset no han tenido más remedio que rendirse a sus "encantos" en Honduras.

| Redacción Chismógrafo

En un primer momento su participación en Supervivientes no terminó de cuajar. Tanto es así que Rubén Sánchez fue el primer concursante votado por la audiencia para dejar la isla.

De esta manera se convirtió en el primer "parásito", en una isla cercana aislada de sus compañeros. Desde allí está protagonizando vídeos y escenas que están incluso cambiando la percepción que algunos tenían de él. Come gusanos, dedica canciones de amor a su novio, Enrique del Pozo, inventa nuevas y peculiares técnicas para pescar.

En los últimos días, se ha podido ver a Rubén pescando metiendo el tubo de gafas en el agua y con caracolas como cebo. 

Analizando su actuación de los últimos días en El programa de Ana Rosa algunos de los tertulianos especializados en realitys más duros e inflexibles han empezado a variar su opinión. 

Antonio Rossi confesó que el culturista le "crea hasta ternura" y comenta: "Me da un poco de pena, el chaval". Beatriz Cortázar coincidió con la opinión de su compañero: "A mí me coge el punto débil, me puede".

Alessandro Lequio se queja de que Rubén convierta a Enrique del Pozo en "icono sexual"

Hasta Alessandro Lequio, siempre intransigente, reconoció que le "hace gracia" y entre bromas y veras lanzó un petición: "No tener que ver la imagen del reencuentro. De Rubén arrojándose encima de Enrique del Pozo para comerle a besos". Pero Joaquín Prat discrepó defendiendo que "eso va a ser maravilloso. Un momento de amor, de ternura, de cariño".

 

Pero Lequio no estaba dispuesto a soltar la broma. "Convertir a Enrique del Pozo en icono sexual, no sé si es para darle el premio a la mayor imaginación del mundo o para ponerlo bajo vigilancia estricta".

Al final ganaron los defensores del reencuentro entre Rubén y Enrique, pero Lequio deseó a Sánchez una larga estancia en Honduras: "Espero que se quede hasta el final y que nos regale momentos de "te quiero, Enrique del Pozo" porque son muy buenos".