| 17 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Edmundo Arrocet y Teresa Campos.
Edmundo Arrocet y Teresa Campos.

María Teresa Campos manda los coches de Edmundo Arrocet al desguace

La comunicadora malagueña está harta. Y lo ha demostrado estos últimos días. El hartazgo ha llegado casi dos años después. Los coches de su exnovio aún continuaban en su domicilio familiar.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

En noviembre de 2019, Edmundo Arrocet dejaba a Teresa Campos compuesta y sin novio. Y sin explicación. Se fue a Málaga a unos eventos después de celebrar su cumpleaños en familia (la de su novia) y ya nunca más. Ni una llamada. Teresa Campos se quedó en la vía del tren, cual Penélope.

El cómico chileno se lo dejaba todo en casa de la periodista. Tan sólo desapareció su presencia. Su equipaje, sus enseres y sus relojes (alguno regalo de la veterana presentadora) . Un año después, Edmundo manda un camión de mudanza para hacer el traslado.

Arrocet se presenta para recoger. En la casa permanecía Gustavo Guillermo (mano derecha y el que ejecuta las decisiones como un hijo más. Lo que es). Teresa Campos había salido a pasear para no encontrarse con el hombre que aún le debe una explicación 22 meses después.

Bigote Arrocet no se llevaba los coches "reliquia" que permanecían en Molina de la Hoz donde reside desde hace años Teresa Campos y que todo indica que en unos meses pertenecerá a otro propietario.

Un amigo íntimo de Teresa Campos le dio la posibilidad y ella no se lo pensó

10 días atrás, un íntimo amigo de Campos le ofrecía la posibilidad de "tirar" los coches al desguace. Teresa no lo pensó. "Llama y que se los lleven". Horas después allí estaba "el personal del desguace" para que los coches de Edmundo hicieran su último viaje. Un viaje sin retorno. En casa de Campos ya no queda nada. Tan sólo una exnovia a la que dejó dolida y humillada tras su partida. Desde entonces, es otra.

El personal del desguace tuvo un problema. A la hora de ejecutar una retirada de coches se necesita el DNI del titular de los bienes muebles. Edmundo también se dejó una copia de su documento nacional de identidad. Problema solventado. De todo lo que olvidó llevarse Edmundo, olvidó algo que le ha facilitado a Teresa Campos poder tener más espacio en su hogar y más libertad para no acordarse nunca más de él.