| 24 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Julio Iglesias y su salud están en boca de todos.
Julio Iglesias y su salud están en boca de todos.

Las dos pesadillas con las que convive Julio Iglesias a pesar de sus esfuerzos

A punto de cumplir 79 años, el cantante apenas sale de su mansión y los rumores son constantes mientras espera una decisión crucial de los tribunales, que le persigue hace más de 30 años.

| Mabel Redondo Chismógrafo

 

 

El próximo 23 de septiembre Julio Iglesias cumplirá 79 años, los rumores sobre su estado de salud han sido objeto de titulares en las últimas semanas, rumores que él mismo ha desmentido en sus redes, lo mismo que hizo el año pasado cuando cumplió 78: "Por supuesto que me duele la espalda como siempre me ha dolido, por supuesto que tengo menos fuerzas que tenía antes. Lógico. Estoy como tengo que estar a la edad que tengo", respondía así en su Instagram.

Las dos pesadillas con las que convive Julio Iglesias a pesar de sus esfuerzos from ESdiarioTV on Vimeo.

Unos días antes se habían publicado unas fotos del artista que reflejaban su dificultad para caminar y como era ayudado por dos mujeres de su servicio doméstico. Unas imágenes que hicieron saltar las alarmas de su incondicional público, hasta que él mismo aclaró (de nuevo en su Instagram), que se debía a una caída tonta que había sufrido y había estado un tiempo casi sin andar.

Sus apariciones públicas son prácticamente inexistentes en los últimos tiempos, y las especulaciones sobre una salud deteriorada están muy presentes, todo a pesar de que una parte de su entorno insiste en que el cantante: "Está preparando una serie de conciertos y que además las personas tienen sus tiempos y hay periodos en los que te apetece más la soledad".

Julio Iglesias vive pendiente de la decisión del Tribunal de Estrasburgo

Julio Iglesias no sólo se enfrenta a los rumores sobre su delicado estado salud, también vive pendiente de la decisión que podría estar a punto de tomar el Tribunal de Estrasburgo sobre si admite o no la demanda de paternidad de Javier Santos: "Es el último intento por conseguir unos derechos que la Justicia española me ha negado injustamente durante más de 30 años".

"Se acerca el momento de terminar una historia que cargo sobre mis hombros por mucho tiempo y que tengo ganas que termine, por mi, por mi hija y por mi madre que es la que más ha sufrido todo este proceso", Santos lanzaba este mensaje de esperanza en su Instagram, en el que también se denota un abatimiento por la cantidad de años que lleva persiguiendo el reconocimiento del artista.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Javier Santos (@javiersantosinsta)

Al desgaste emocional de Javier Santos hay que sumarle el coste económico que le ha supuesto todo este proceso que se alarga en el tiempo y que parece no tener fin. Hasta la fecha Santos podría haber invertido más de 25.000 euros en su lucha porque se reconozca que Julio Iglesias es su padre. La prueba clave que aportó el valenciano fue la de ADN, que coincidía con la de Julio José Iglesias. Dos detectives viajaron hasta Miami para conseguir la prueba más valiosa. Ese desplazamiento supuso un coste importante para una economía como la de Javier Santos, que no es precisamente boyante.

 

El letrado Fernando Osuna retomó el caso hace cinco años y nos lo corrobora: "Reabrir el caso ha sido duro y costoso. Esperamos que el Tribunal de Estrasburgo admita la demanda, aunque somos conscientes de la demora en el tiempo, porque este Tribunal recibe más de 1000 casos diarios. Una vez más insisto en que la ciencia tiene que primar, en este caso la prueba de ADN demuestra que Javier es hijo de Julio Iglesias".

Javier Santos está dispuesto a renunciar a su millonaria herencia con condiciones

Hace un tiempo que el letrado contactó con inversores americanos, que se interesaron en la compra de los derechos de la posible herencia que le tocaría recibir a Javier Santos: "Esas conversaciones se paralizaron y no hemos avanzado en ese sentido. Es complicado", nos aclara Osuna: "Nuestro deseo es que Julio reconozca su paternidad. Si esto sucede, Javier estaría dispuesto a renunciar a la herencia que le corresponda, y yo también renunciaría a cobrar mis honorarios. Es este un caso muy especial y muy duro. Me estoy dejando la piel en este caso y el reconocimiento sería mi recompensa".

Una renuncia que no sería cualquier cosa, algunos la han llegado a tasarla en 7 millones de euros, pero teniendo en cuenta el inmenso patrimonio del cantante, resulta complicado el cálculo.

En el año 2006 Julio Iglesias ya contaba con una fortuna de más de 250 millones de dólares gracias a la venta de sus discos. En 1983 entró en el Libro Guinness con más de 100 millones de discos vendidos en todo el mundo. Su patrimonio ha crecido como la espuma, cuenta con numerosos bienes inmuebles repartidos en diferentes puntos de Estados Unidos, además de una docena de propiedades en la isla de Indian Creek Village, (Miami) también conocida como "el búnker de los famosos y de los multimillonarios" y donde el lujo y la riqueza se palpa en cada esquina.

Elle McPherson, Gisele Bündchen, Ivanka Trump o Adriana Lima, son solo algunos de los nombres que resuenan como celebrities vecinas.

Julio Iglesias también tiene grandes propiedades en Punta Cana y en España, sus inversiones como empresario y la gran fortuna que ha amasado en las últimas décadas le sitúan como uno de los hombres más ricos del mundo.