| 26 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
María Patiño y María Verdoy, dos mujeres para dos etapas de Socialité.
María Patiño y María Verdoy, dos mujeres para dos etapas de Socialité.

Los Reyes Magos se acuerdan de María Verdoy y Patiño "paga" lo de Rocío Carrasco

El mítico refrán "ten cuidado con lo que deseas" podría aplicarse a la ya expresentadora de Socialité. ESdiario se remite a las pruebas para ahondar en el pasado de su sustituta...

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

Los pajes o enviados especiales de los Reyes Magos de Oriente lo anunciaron este pasado fin de semana. Han recogido una carta de petición y han mirado una actitud. La función de los pajes es escuchar a los niños y mayores del mundo para transmitirles a los Reyes Magos las peticiones del pueblo soberano. María Patiño quería “volar” y los Reyes Magos han considerado coherente su petición y se la han concedido. No ha necesitado referéndum. Ha sido concesión inmediata. Lo que era una canción o himno de vida No dejes de soñar, se ha convertido en una verdad hecha deseo. Con mucho “dolor”, los Reyes Magos de Oriente le han concedido a la periodista de la vena, su deseo. A volar. Buen vuelo paloma.

SS.MM. los magos del día de la Epifanía no han dudado en buscar a la nueva cara de Socialité, el programa de fin de semana de Telecinco. No se lo dijo directamente a los pajes pero su cara y su forma de trabajar a lo largo de los últimos años le han hecho meritoria para tal puesto. Una en lugar de dos. María Verdoy sustituye no tan sólo a María Patiño. También a Nuria Marín. Está segunda fue la niña bonita de Paolo Vasile, el anterior consejero delegado de Mediaset. Al italiano le hacía gracia. Mucha gracia. Y en la comedia, nunca debe existir discusión. Para gustos los colores.

 

María Patiño cambió con el tsunami de Rocío Carrasco

Nuria Marín fue el primer nombre que se propuso como presentadora titular del programa Socialité hace 6 años. En aquel momento, no puede. Así lo hace saber. Tiene otros proyectos en Cataluña. Su tierra. La segunda opción fue Patiño. Y acertada la segunda. Y mucho. Hasta que llegó el megatsunami Rocío Carrasco y sus “cuentos chinos” y todo se transformó. También Patiño vendió o tuvo que vender su verdad. La periodística. La judicial nunca la entendió o no le interesó entender.

María Verdoy llega en su momento. Una comunicadora cercana, humilde y sin aparentes atisbos de superioridad moral, ética y profesional. A las pruebas se remite ESdiario. Una vale por dos. Quizás Verdoy acumule en su ser lo que las otros ofrecían. Prometían. O exponían.

 

Su cara es familiar para el gran público. Su salto mediático se produce en el programa Fiesta dirigido por Raúl Prieto. Anteriormente había participado en el programa Cazamariposas. Fue el marido de Joaquín Torres quien se fijó en esta periodista con un don especial para la cámara.

Así comenzó su protagonismo en el programa de fin de semana Viva la vida. Sus informes extensos, distendidos y con mucha presencia en el programa que sustituyó a Qué tiempo tan feliz de la recordada María Teresa Campos, le dio el empujón definitivo.

María Verdoy tiene un sello especial, Raúl Prieto. Varita mágica. Así sucedió con Belén Esteban. La única que se quedó con Raúl cuando las tormentas rompieron con el primer trueno.