06 de Mayo de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Michael Jordan, en una imagen de archivo.

El nuevo entretenimiento de Michael Jordan cuesta ¡80 millones de euros!

El que para muchos fue el mejor jugador de baloncesto de la historia acaba de presentar su última adquisición: un yate de enormes dimensiones, con todas las comodidades y de nombre Joy.

| Álvaro G. Deportes

Ser la máxima figura de un deporte no es sencillo y tampoco gratis, algo que Michael Jordan debe conocer muy bien tras el paso que tuvo en la NBA en su etapa de jugador. Actualmente, sigue viviendo de las rentas y con el documental The Last Dance regresó a la cúspide que nunca dejó, pero que quiso recordarles a todos.

El ex jugador de baloncesto pasa su actualidad junto a Joy, que no, no es su pareja, es su yate, uno valorado en casi 80 millones de euros y que fue fabricado en 2016 sin un fin específico, pero al aparecer Jordan, se personalizó para el 23 de los Bulls a al punto de tener zonas del mismo exclusivamente hechas para su tamaño y dimensión.


Cancha:
la cubierta del yate cuenta con una cancha de baloncesto que. probablemente, ni use, aunque no se sabe si todavía tiene alguna curiosidad y quiere pasar algunos de sus días al menos, lanzando balones al aro, tal vez en compañía de Larry Bird o Magic Johnson, grandes amigos personales de Jordan.

Gimnasio: personalizado de forma exclusiva para Jordan, con sus gustos y necesidades. Estar en forma, dentro de lo posible, sigue estando en los planes de Su Majestad y cuenta con un rincón único que se adapta de forma perfecta a él.

Camarotes: la cantidad de amigos de una estrella de esta magnitud no es algo pequeño o insignificante, así que Joy ofrece hasta siete camarotes que, obviamente, cuentan con todos los lujos posibles, además de la participación de los mejores arquitectos del área para su construcción y los mejores decoradores para darles el toque necesario.

Sala de cine: esto parece ser un gusto particular de los jugadores de baloncesto, aunque muchos prefieren tenerla en su casa. Jordan es único, por eso necesitaba algo a su nivel y tiene su propia sala de cine en su yate, con tecnología punta y seguramente, los estrenos del día a su disposición.

Vistas: casi todas las áreas que tiene el yate cuentan con vitrinas, paredes o ventanas de cristal transparentes, para que las vistas no sean un problema y bien sea levantando pesas, o lanzando un balón, puedas disfrutar del mar en cualquier momento.

Cocina: conectada con el comedor al aire libre, cuenta con muebles de verdadero lujo e instalaciones de último grito, además de los profesionales más exclusivos para cada ocasión especial que se celebre en su cubierta.