| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carrasco persigue un balón
Carrasco persigue un balón

El Atlético de Madrid logra 'in extremis' una victoria vital ante el Milan

Griezmann empató en el 84 el tanto inicial de Rafael Leão y Luis Suárez guardó los tres puntos con un penalti en el 96. La expulsión de Kessié en la primera mitad, clave (1-2)

| Adrián A. García Deportes

El Atlético de Madrid ha salido muy vivo del infierno de San Siro. El cuadro colchonero no supo igualar el ímpetu del Milan, pero la expulsión de Kessié dejó sin fuelle a los 'rossonero' en el tramo final y lo aprovecharon los del 'Cholo' para remontar con un tanto de Griezmann en el 84 y un penalti de Suárez en el 96.

Al Atleti no se le vio cómodo desde el principio. El conjunto italiano salió más fuerte e intenso, con una presión alta que asfixiaba a los jugadores colchoneros. Simeone apostó por el 4-4-2, con Correa en punta con Suárez y Griezmann en el banquillo, pero no le funcionó.

La primera gran ocasión la tuvo Ante Rebic en el minuto 19. Tras un balón recuperado en la medular, el delantero croata se plantó solo ante Jan Oblak, pero el portero esloveno se hizo grande para salvar con el pie el primer tanto local.

Brahim Díaz manejaba el ritmo del encuentro y de sus botas salió poco después el 1-0. El mediapunta español cedió a Rafael Leão para que con un disparo duro al segundo palo adelantara al Milan. El buen arranque local tuvo su recompensa con el tanto del portugués.

En el 29, Kessié echó una mano al Atlético de Madrid. El marfileño se pasó de frenada en un balón dividido con Marcos Llorente y vio la segunda tarjeta amarilla. Pese a tener un hombre más sobre el campo, los visitantes no fueron capaces de hacerse con el control del juego. No obstante, el Milan pagaría su inferioridad al final del encuentro.

Simeone movió el banquillo y dio entrada a Joao Félix por Trippier, tocado. Llorente pasó a jugar como carrilero derecho y el Atleti planteó un once más ofensivo, pero la única oportunidad reseñable antes del descanso llegó en el añadido con una volea desviada de Luis Suárez.

El técnico argentino siguió cambiando piezas en el descanso. Lodi por Hermoso y De Paul por Carrasco para pasar a un 4-3-3. El Atlético de Madrid mejoró y pisó con más asiduidad el campo rival. Probaron fortuna Kondogbia y Lodi, pero la más clara en este tramo inicial fue para Suárez, que cabeceó picado fuera cuando lo tenía todo para marcar.

Quemó las naves el ‘Cholo’ y juntó en el campo a Suárez, Joao Félix, Correa y Griezmann, con Lemar y De Paul en la medular. En el bando contrario, el Milan fue fiel a los estándares clásicos italianos defendiendo con uñas y dientes y acumulando zaguero tras zaguero.

El Atlético de Madrid lo intentó por arriba y por abajo, aunque con poco orden y sin claridad. Un disparo de Lemar desde la frontal puso en aprietos a Maignan, y poco después el francés metió una pelota a la espalda de la defensa, Lodi tocó con la cabeza hacia el área y Griezmann empaló con la izquierda para el 1-1.

Cuando el partido parecía abocado al empate y el Atleti vislumbraba el lío en la clasificación en el que se iba a meter, apareció de nuevo Lemar para provocar una mano dentro del área de Kalulu. Luis Suárez, que llevaba más de seis años sin marcar fuera de casa en la Champions League, asumió la responsabilidad en el minuto 95. El uruguayo le pegó mal, no fue el penalti más bonito del mundo, pero la pelota acabó en la portería y el Atlético de Madrid pudo ganar 1-2 en el infierno de San Siro.