| 02 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Nuestra economía ha entrado en una fase complicada

PwC rebaja al 4,3% el crecimiento del PIB en 2022 y eleva al 6,6% la inflación, razón por la que apoyan el endurecimiento de política monetaria que se traducirá en una subida de los tipos.

| ESdiario Economía

El Consenso Económico elaborado por PwC ha rebajado desde el 5,2% hasta el 4,3% la estimación de crecimiento del PIB para este año y ha elevado del 3,4% al 6,6% la previsión de inflación para 2022, de acuerdo con las proyecciones de un panel de más de 450 expertos, directivos y empresarios.

Confirman así que la economía española ha entrado en una fase complicada como consecuencia de la prolongación de la pandemia, los problemas de suministro en el comercio mundial y la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia.

Aunque los expertos señalan que el crecimiento del 4,3% en 2022 y del 3,9% en 2023 estimado suponen aumentos del PIB todavía sólidos en términos históricos, han advertido de que España viene de registrar una caída muy profunda de la actividad en 2020 y que se esperaba que el ejercicio actual se completaría la recuperación que ya se inició en 2021, cuando el PIB aumentó un 5,1%.

En la evaluación global de la coyuntura económica española, sube notablemente el porcentaje de los que consideran que la situación es mala o muy mala –que pasa del 8% de la anterior encuesta al 28% de la actual– y baja en parecida proporción el de los que piensan que es excelente o buena –del 41% al 18%–, si bien más de la mitad la califican de regular.

De cara al futuro, el 46,5% de los encuestados cree que la coyuntura irá a peor, frente al 10% que esperan que mejore. En cambio, las perspectivas para dentro de un año son algo más positivas, con un 40,5% de respuestas que confían en una mejora, aunque todavía hay un 30% de opiniones pesimistas.

Los resultados del Consenso validan la estrategia del BCE de acelerar el calendario de reducción de compra de activos y analizar su cancelación en el tercer trimestre del año, para iniciar después una fase de subida.

En concreto, el 61,2% de los encuestados la apoyan sin reservas, aunque casi un 30% hubiera preferido que la autoridad monetaria actuase antes. A partir de ahí, las previsiones de los expertos sobre la próxima evolución de los tipos apuntan a un aumento gradual. La opinión más mayoritaria (44,7%) sostiene que el BCE hará uno o dos movimientos al alza cada año durante los próximos tres.

Respecto a las consecuencias del ajuste de la política monetaria, los encuestados consideran mayoritariamente (54,5%) que su endurecimiento tendrá un impacto negativo sobre la sostenibilidad de la deuda pública y el crecimiento económico, además de afectar a la situación financiera de las empresas y de las familias.