21 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
BCE Lagarde

El BCE avisa de un aumento de la inflación pero mantiene previsiones

Lagarde mantiene las previsiones económicas pero avisa de que los riesgos persisten a corto plazo y anuncia que los precios se tensionarán este año y el que viene.

| Rodrigo Martínez Economía

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, considera que la economía de la zona euro crecerá este año a un ritmo del 4%, una décima más de lo previsto en diciembre de 2020. El BC) revisa sin embargo al alza las expectativas de inflación tanto en 2021 como en 2022. La inflación en la Eurozona se acelerará como consecuencia de factores temporales este año y el siguiente.

En 2021 se situará en el 1,5%, medio punto más que la previsión realizada en diciembre de 2020. Y en 2022, la inflación se quedará en el 1,2%, una décima más de lo esperado anteriormente. De cara a 2023, las proyecciones macroeconómicas del BCE se mantienen sin cambios respecto de los pronósticos anunciados en diciembre de 2020, con un crecimiento del PIB del 2,1% y una tasa de inflación del 1,4%.

«Si bien se espera que la situación económica general mejore a lo largo de 2021, persiste la incertidumbre en torno a las perspectivas económicas a corto plazo, relacionadas en particular con la dinámica de la pandemia y la velocidad de las campañas de vacunación», reconoce Lagarde en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE. «En general, los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona del euro a medio plazo se han equilibrado, aunque persisten a corto plazo», avisa.

El mercado interpreta que el BCE hará todo lo necesario para apuntalar la recuperación de la Eurozona

El BCE oscila entre las mejores perspectivas de la demanda mundial, impulsadas por el importante estímulo fiscal, y los avances en las campañas de vacunación, por un lado, y la evolución de la pandemia, con la propagación de nuevas mutaciones del virus y sus implicaciones para las condiciones económicas y financieras, por otro.

Lagarde subraya que es necesario un amplio grado de acomodación monetaria para sustentar la actividad económica y la convergencia de la inflación hacia la meta del BCE, a niveles inferiores, pero cercanos al 2% en el medio plazo. El mercado hace una lectura positiva y considera firme el compromiso de mantener unas condiciones de financiación favorables en la zona euro mientras persistan los efectos de la pandemia.