| 26 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Mónica Oltra
Mónica Oltra

Mónica Oltra y sus cómplices: no se salva nadie de Irene Montero para abajo

La dimisión de la política valenciana deja maltrecho todo el proyecto de ingeniería de género del Ministerio de Igualdad, cómplice político por omisión de un caso escandaloso.

| ESdiario Editorial

Mónica Oltra ha dimitido como vicepresidenta de la Generalidad valenciana, tras resistirse durante días a hacerlo pese a estar imputada por hasta tres delitos en un caso abyecto: el tribunal considera verosímil que ella se sirviera de su cargo público para intentar encubrir los abusos sexuales cometidos por su marido contra una niña de 14 años, acogida en un centro de menores bajo su responsabilidad política.

Que su ahora expareja ya esté condenado a cinco años de prisión por los hechos y que ella esté formalmente investigada como sospechosa de haber mirado para otro lado y tejer una red de falsedades destinadas a auxiliar al agresor, es sin duda suficiente para apartarla con oprobio de la vida política.

 

Algo que no ha ocurrido: ni su partido ni el presidente de su Gobierno, el socialista Ximo Puig, han procedido a destituirla; todos se han limitado a esperar a que la presión social y mediática hagan su trabajo y ella decida personalmente abandonar, con un mensaje victimista rodeado de mensajes de apoyo y de denuncias de una cacería inexistente.

Han quedado señaladas para siempre Irene Montero, Ada Colau, Yolanda Díaz o Ione Belarra, entre tantas otras adalides del "Hermana yo sí te creo"

Pero si los hechos definen a la afectada, a su partido y a sus socios; lo hacen sobre todo a las impulsoras de discursos, leyes y actitudes ubicadas en la ideología de género más perversa que ahora, con un caso tan flagrante, han mirado para otro lado o han brindado su apoyo cerrado a la ya expolítica valenciana.

¿La víctima no existe?

Porque todo el entorno político del Ministerio de Igualdad, promotor de leyes capciosas y de discursos criminales, han obviado los derechos de la víctima y han evidenciado la abyecta naturaleza de su actitud política: están dispuestas a señalar al género masculino en su totalidad, haciéndole cómplice de las barbaridades de algunos de sus miembros; pero se olvidan rápidamente de un caso concreto, con condenas claras, si el afectado es uno de los suyos.

Mónica Oltra será al final culpable o inocente, según dictamine el juez. Pero ya han quedado señaladas para siempre Irene Montero, Ada Colau, Yolanda Díaz o Ione Belarra, entre tantas otras adalides del "Hermana yo sí te creo": cuando una niña ha necesitado ese mensaje, solo ha escuchado un silencio atronador o un respaldo cerrado a su agresor, beneficiario indirecto del apoyo a su pareja. Deplorable.