| 26 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Isabel Díaz Ayuso
Isabel Díaz Ayuso

Díaz Ayuso acierta con su denuncia ante al Supremo a Pedro Sánchez

La Comunidad de Madrid acude a los tribunales para defender sus intereses y los de España: la sombra del clientelismo con el dinero europeo es ya demasiado alargada.

| ESdiario Editorial

 

La Comunidad de Madrid ha decidido denunciar ante el Tribunal Supremo al Gobierno de Sánchez por la distribución de Fondos Europeos, a su juicio arbitraria, con la rapidez y razón que suele caracterizar a Isabel Díaz Ayuso en sus réplicas a Moncloa, concentrada desde hace años en cercar injustamente a la Puerta del Sol por todos los métodos imaginables.

La cantidad señalada es mínima, apenas nueve millones de euros, pero la denuncia es relevante porque por primera vez puede abrirse una investigación judicial sobre un reparto poco transparente y politizado de La Moncloa que premia y castiga con dinero europeo en función de los intereses políticos de Pedro Sánchez.

 

Esta pequeña partida, que puede ser la punta del iceberg de un problema mayor, se repartió desde el Ministerio de Trabajo al margen de los procedimientos establecidos a cuatro comunidades del PSOE o de sus aliados: País Vasco, Navarra, Extremadura y Valencia.

La demanda coincide con la difusión de más cifras oficiales que confirman, efectivamente, la arbitrariedad de Sánchez con la financiación autonómica: Cataluña ha sido, de largo, la más beneficiada en todos los mecanismos de transferencia económica del Estado, bien con recursos propios, bien con fondos europeos.

Ayuso tiene toda la razón al denunciar el reparto de Fondos Europeos. Y Casado al poner la vista en la opacidad en su gestión

La Generalitat ha logrado el mayor pico de inversión en los Presupuestos Generales del Estado en una década (2.230 millones); el 44% de todo el Fondo de Liquidez Autonómica (13.500 millones); 5.500 millones en ayudas, subvenciones y ERTES para la crisis económica;  y 3.700 millones de los fondos extraordinarios del Estado y de Bruselas para paliar los efectos del COVID.

El contraste con Madrid es abrumador: por conceptos similares, la Comunidad de Ayuso no ha recibido fondos o  los ha recibido en un 30% inferiores. Con la amenaza, además, de aplicarle un “155 fiscal” que le obligue a subir los impuestos de Patrimonio o Sucesiones, los más bajos de España.

Casado también señala

La arbitrariedad en el reparto de Fondos Europeos reside en el procedimiento elegido por Moncloa para gestionarlos, desde la propia Presidencia, sin el concurso de una comisión independiente con una autoridad al frente que evite, además, la ineficacia ya detectada: en 2021 solo se ejecutaron 11.000 de los 24.000 millones liberados por Bruselas.

Las denuncias de Ayuso por el nepotismo detectado o las de Casado por las sombras de corrupción potenciales están, pues, más que justificadas. Disponer de tanto dinero y de tan poco control no es, desde luego, un buen punto de partida para que España utilice con sensatez la "bala de plata" económica que le ha concedido Bruselas.