El Semanal Digital
20522_juana_rivas.jpg
Juana Rivas, antes de marcharse con sus dos hijos

EL CASO DE JUANA RIVAS

¿Madre coraje o error dañino? (II)

Facebook El Semanal Digital Twitter El Semanal Digital
TAGS: Sucesos
La psicóloga Pilar Enjamio retoma el caso de Juana Rivas, tras una primera entrega polémica, para intentar focalizar el drama en el lugar correcto a su juicio: dos menores desaparecidos.

 

La psícóloga Pilar Enjamio escribe una segunda parte de un artículo sobre el caso de Juana Rivas que generó un gran revuelo. En esta segunda entrega, ahonda en los detalles y fija su posición a partir del debate generado en televisión.

 

El caso Juana Rivas trae cola y los medios de comunicación adoptan diversos puntos de vista de forma individual y dispar entre ellos. Una compañera me decía que importa más el titular, un enfoque distorsionado de la noticia en detrimento de lo que prima. Los menores y su protección son la esencia.

Muchos piden la dimisión de Francisca Granados, asesora legal de Juana y directora del Centro de la Mujer de Maracena en Granada;  alegando que si así funciona la prevención de la violencia de género, muy mal vamos. Personalmente la actitud de Francisca no me gusta.

El único debate importante son los dos menores desaparecidos: su integridad y equilibrio

Sus lagunas al preguntarle demuestran inseguridad. Se queda callada un tiempo o salta con otro tema, amén de que sus afirmaciones hacen mucha referencia a lo económico. Esta semana de nuevo, en Antena 3, recalcaba la pensión de algo más de cuatrocientos euros cobra Juana.

Y reiteraba otra vez que el padre nunca le pasó dinero. Y yo le diría que la defensa de la custodia o la reclamación legítima de pensiones se hace a nivel legal y no huyendo con los hijos, sin devolverlos al lugar donde están escolarizados, y con algo muy importante añadido. También tienen un padre que les quiere.

Las afirmaciones no se reducen a éstas sino que añade la circunstancia de que Rivas manifiesta enfermedades por estrés máximo. Irrisorio e incomprensible es que la presentadora de Espejo Público le pida casi perdón por llevar a Francesco. Espléndida la abogada penalista afirmando que a veces te aceptas culpable de algo no has hecho y de este modo reducir la pena o consigue ver al hijo que su esposa le negaba. Dice además Francisca que no vale un psicólogo cualquiera sino uno adscrito al gabinete violencia.

Los menores

Todo endogámico, me huele muy mal. Se atreve a decir a colaboradores que no se sienten a debatir si no informan bien. Informar, según ella, es defender un único punto de vista despreciando al pensamiento que difiera y defienda los derechos de cada uno.

El articulo de El Semanal Digital sobre Juana ha influido como auténtica pedagogía y respeto a un estado de derecho donde todos cuentan. También hay hombres maltratados y denuncias falsas precisamente por actitudes irrespetuosas totalmente contrarias a la justicia y al derecho que denotan personalidades obsesivas e histéricas. Decir esto no resta importancia ni gravedad a los malos tratos ni mucho menos a las pobres víctimas: es compatible estar con ellas y contra no son como ellas pero quieren parecerlo.

No hace falta decir nombres pero otros medios distan de lo educativo que es informar objetivamente. Morbo, titulares, confusión, discriminación ...Y todo ello siembra más confusión, duda, impulsividad, y se aleja de la auténtica información y de una resolución positiva a algo tan urgente y penoso como son dos menores secuestrados.

Una cuestión muy simple. Todos nos preguntamos el motivo de por qué se rehúye y rechaza la opinión contraria ¿Será el miedo al descubrimiento de patrañas, mentiras, coacciones, problemas económicos? Falta algo, y es lo esencial en este terrible asunto: dos menores y su integridad y equilibrio. Con mayúsculas.

 

Pilar Enjamio es psicóloga

 

Vídeos relacionados

Comenta esta noticia