| 28 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Antonio Garamendi, CEOE
Antonio Garamendi, CEOE

La CEOE se opone de plano a la subida del SMI planteada por Yolanda Díaz

Frente a la posición de Gobierno y sindicatos, que insisten en subir el salario mínimo a 1.000€, la junta directiva de los empresarios la rechaza por unanimidad ya que es anti competitiva.

| ESdiario Empresa

El comité ejecutivo de la CEOE ha rechazado de forma unánime una subida "indiscriminada" del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2022. Según avanzan fuentes de la patronal, el incremento supondría "un riesgo serio para el empleo y para los trabajos no cualificados". La CEOE ha analizado la propuesta de subida del salario mínimo interprofesional planteada por el Ministerio de Trabajo, que quiere elevarlo a 1.000 euros brutos mensuales, 35 euros por encima de los 965 euros en vigor.

CEOE y Cepyme explican en un comunicado conjunto que la subida se hace en un contexto económico de incertidumbre, en el que previsiblemente no se recuperarán los niveles de negocio precrisis hasta 2023, con presiones crecientes en los costes de las empresas y una notable caída acumulada de la productividad.

Una nueva subida del SMI, añaden, contribuirá a "aumentar los costes laborales y la presión sobre los márgenes de las empresas lo que (...) puede llevar a un menor dinamismo económico en el futuro y a una menor creación de empleo".

Todo ello, señalan, después de que las empresas hayan asumido una subida del 30 % en el SMI desde 2019, con una reciente subida en septiembre del pasado año –que alcanzaría el 5,2 % sumada a la que se plantea para 2022. "La propuesta del Gobierno es inasumible para sectores especialmente vulnerables como el agrícola y aquellos intensivos en mano de obra (limpieza, hostelería, etc.), que llevan años soportando sobrecostes de todo tipo", subrayan desde la confederación de empresarios.

Además, destaca la nota, el Gobierno "sigue sin indexar los contratos públicos a esta evolución". La propuesta, concluye la CEOE, parece responder más a una aspiración política en el seno del Gobierno que a la lógica económica.

La patronal sí se muestra partidaria de trabajar en un nuevo acuerdo de negociación colectiva (AENC) con los sindicatos que permita adaptar los salarios a la realidad de cada sector y territorio y que dé tranquilidad a empresas y trabajadores.