| 24 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Vitaldent se hace con el negocio de Dentix y salva 800 empleos

La compra supone hacerse con las 80 clínicas de la cadena madrileña, que llevaba 4 meses en quiebra. Terminarán el tratamiento pendiente de más de 150.000 pacientes.

| Redacción Empresa

El fondo de capital riesgo estadounidense Advent, propietario de Vitaldent, ha valorado la operación en 62 millones de euros, incluyendo el pago de la deuda de Dentix con entidades financieras, los salarios no percibidos por los trabajadores que serán subrogados y los alquileres pendientes de las 80 clínicas que entran en el pacto. Con esta compra permitirá salvar unos 800 empleos. 

La cadena de clínicas Dentix, en concurso  de acreedores desde el pasado octubre, tenía además pendiente de terminar 150.000 tratamientos. Ahora, gracias a esta operación aprobada hoy por el Juzgado de lo mercantil de Madrid, los afectados serán automáticamente atendidos por Vitaldent, que se compromete a inyectar hasta 15 millones de euros de liquidez para resucitar la actividad de esa red y garantizar la asistencia de los clientes que firmaron la financiación bancaria de su tratamiento, pero vieron como este quedaba interrumpido tras el verano.

Queda por ver que solución se da a los clientes que optaron por pagar la totalidad de la factura en efectivo por adelantado, que se cifran en unos 5.000. Vitaldent se ha comprometido a darles una solución aplicándole descuentos o terapias en condiciones ventajosas, ya que la mayoría se trata de tratamientos pagados al contado por un importe superior a 500 euros. 

Más complicada resulta la situación de otros 8.000 pacientes que financiaron su asistencia con la propia compañía a través de las llamadas denticuotas, una modalidad de financiación que lanzó Dentix cuando comenzó a sufrir restricciones de crédito. El sistema permitía a sus clientes seguir abonando a plazo las terapias, pero sin la intervención de una entidad financiera. Ahora Bankia debe decidir qué hacer con esos clientes que se encuentran en un “limbo”.