| 18 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Antonio Costa, este jueves en la cumbre bilateral España-Portugal en Trujillo.
Sánchez y Antonio Costa, este jueves en la cumbre bilateral España-Portugal en Trujillo.

Las exigencias de PNV, ERC y Bildu llevan hasta Moncloa el "fantasma portugués"

Los socios de la "coalición Frankenstein" están utilizando la últimas horas de la negociación de las Cuentas Públicas para certificar la extrema debilidad política del líder del PSOE.

| Javier Ruiz de Vergara España

A buen seguro que Pedro Sánchez ha pensado este jueves al verse cara a cara con su homólogo portugués el viejo refrán de cuando veas las barbas de tu vecino pelar pon las tuyas a remojar. A Antonio Costa le han tumbado sus presupuestos sus propios socios Frankentein y en España faltan 24 horas para que PNV, ERC y Bildu se retraten. Ya lo han hecho este jueves para tratar de tumbar las cuentas del Gobierno Junts y la CUP.

Este viernes a las 2 de la tarde se cierra en el Congreso el plazo para presentar las enmiendas a la totalidad a los PGE pactados por PSOE y Podemos. Y la rebelión de los socios de la investidura y su creciente enfado con el desdén que sienten desde el Ejecutivo han puesto en alerta máxima a La Moncloa. Más aún visto lo visto en la noche del miércoles en el parlamento de Lisboa.

 

Podemos, Esquerra, PNV y Bildu parecen dispuestos a amargarle los Presupuestos a Sánchez.

 

El sudoku de la coalición Frankenstein ha provocado que la recta final de las negociaciones de María Jesús Montero se hayan convertido en un auténtico mercado persa y que a la ministra de Hacienda se le acumulen sobre la mesa los cheques al cobro de sus socios.

El PNV exige la Alta Velocidad y -no hay dinero para una infraestructura ingente- la transferencia del Ingreso Vital (con humillación incluida al ministro José Luis Escrivá) -al que los peneuvistas han convertido en su bestia negra por su oposición frontal a romper la caja única de la Seguridad Social- y la derogación de la Ley Mordaza que Interior y Justicia vetan de momento .

Esquerra va aún más allá y exige que Sánchez desafíe a las poderosísimas Plataformas Netlix y HBO para que el Gobierno les imponga la cuota en catalán . Más el raca raca del derecho a decidir en la próxima reunión de la mesa bilateral Moncloa-Generalitat.

El runrún del posible adelanto electoral en Andalucía, con réplicas en Castilla y León y Valencia, alimentan también los rumores sobre los planes reales de Sánchez

Y Bildu urge a Sánchez la derogación de la reforma laboral que Nadia Calviño niega a Yolanda Díaz y un cambio exprés a todas luces ilegal para acelerar la salida de la cárcel de los 200 presos de ETA con condenas pendientes.

Las fuentes consultados por ESdiario entre los socialistas, PNV y ERC coinciden en que en esta ocasión "la sangre no llegará al río". Más aún porque el trámite de las enmiendas a la totalidad es una mera cuestión formal y su registro no significa que los socios del Gobierno vayan a llevar su amenaza de tumbar los PGE hasta el final ya que pueden ser retiradas más adelante durante el debate a la totalidad de la ley.

Y es que ese paso tan radical, tumbar los PGE, sería letal para la continuidad de la legislatura y a los nacionalistas e independentistas no les interesa ahora dar alas a un PP con el viento favorable de la encuestas.

 

La líder de Podemos, Ione Belarra, recibida este jueves en la sede del PNV por Andoni Ortuzar.

 

Pero esas mismas fuentes del PSOE reconocen que la situación actual es "insostenible". Y con los cantos de sirena de un adelanto electoral en Andalucía- y quién sabe si en Castilla y León y en la Comunidad Valenciana- han puesto el fantasma del adelanto de las generales a la mismas puertas del Palacio de La Moncloa.

Portugal ha dado en las últimas horas una pista de la pelea entre la socialdemocracia tradicional y la izquierda comunista y populista. A buen seguro en Trujillo Antonio Costa y Sánchez habrán hablado de ello.