| 21 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Carles Puigdemont durante su comparecencia.
Carles Puigdemont durante su comparecencia.

Era una trampa: Puigdemont intentó chantajear al Gobierno a cambio de elecciones

El presidente de la Generalitat comparece para anunciar que no las convoca y culpa de todo al Ejecutivo: "He estado dispuesto a sacrificios", señala. El abismo vuelve a abrirse.

| Ana I. Martín España

La sorpresa saltó a las cinco de la tarde. Cuando todos daban por hecho que Carles Puigdemont convocaría elecciones para el 20 de diciembre, el presidente de la Generalitat compareció para anunciar que no será así porque no se dan las "garantías". 

En el enésimo quiebro, Puigdemont culpó al Gobierno de Mariano Rajoy de no poner de su parte para alcanzar un acuerdo; pero lo que pasó en realidad fue que el president intentó imponer sus condiciones en las horas previas, creyéndose erróneamente con la sartén por el mango.

¿Cuáles? Detener la aplicación del artículo 155 y liberar a los presidentes de ANC y Òmnium, en prisión preventiva desde el lunes de la semana pasada. Un chantaje en toda regla que Mariano Rajoy se negó a aceptar. 

"Mi deber era intentarlo. Mi responsabilidad como presidente era agotar todas las vías para una solución pactada", sostuvo Puigdemont en el perfecto papel de víctima. "He estado dispuesto a convocar elecciones siempre y cuando hubiera garantías. No se dan ninguna de estas garantías", explicó.

El presidente de la Generalitat llegó a proclamar: "He estado dispuesto a sacrificios". Y se quejó de que la responsabilidad "sólo se nos exige a una parte". 

No es cierto, puesto que el Gobierno estaba dispuesto a buscar una solución para el 155. Lógicamente su tramitación ha de seguir en el Senado, donde este viernes se celebra el Pleno que ha de aprobar el acuerdo del Consejo de Ministros del sábado, pero en las últimas horas La Moncloa hablaba de "modularlo".

Puigdemont ha dejado la declaración unilateral de independencia en manos del Parlament, que se reúne en Pleno a partir de las seis.