| 02 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y Arrimadas, en una de sus reuniones en Moncloa.
Sánchez y Arrimadas, en una de sus reuniones en Moncloa.

Toni Cantó lidera la rebelión interna en Cs contra la deriva de Inés Arrimadas

Barones de la formación cierran filas con sus acuerdos con el PP y los afines a Rivera se revuelven en su retiro. Y la plataforma crítica exige la convocatoria de la Asamblea Ciudadana.

| Javier Ruiz de Vergara España

Sorpresa, estupor, indignación. Tres palabras que, según reconocen a ESdiario fuentes de Ciudadanos, resumen las sensaciones que circulan este miércoles por la cúpula y los cuadros medios de la formación. Con el sentir generalizado de que muchos buscan ya un refugio antes de que el edificio naranja se derrumbe definitivamente.

Sorpresa, por que muchos de sus dirigentes no estaban al tanto de las conversaciones que Inés Arrimadas ha pilotado con Pedro Sánchez para desalojar al PP del Gobierno de Murcia.

Estupor, ya que algunos miembros de la propia Ejecutiva, como ha desvelado en público Toni Cantó, ni siquiera han recibido el telefonazo de Arrimadas o su número dos, Carlos Cuadrado, para informarles de primera mano del movimiento que se iba a anunciar en Murcia.

E indignación entre algunos referentes de la vieja guardia afín a Albert Rivera, y notable incomodidad de los barones de las comunidades en las que Cs comparte alianzas con el PP, como Castilla y León o Madrid convertidos por su propia jefa de filas en "daños colaterales".

"Respeto las decisiones de mis compañeros de Murcia", es lo único que ha acertado a decir el vicepresidente madrileño Ignacio Aguado al ser preguntado en la SER si conocía y comparte el golpe de mano de Arrimadas contra el popular Fernando López Miras. Que después ha registrado en Madrid la primera gran réplica del seísmo provocado por la líder naranja.

Lo cierto es que mientras algunos cargos públicos de la formación naranja intentan forzar la convocatoria urgente de la Ejecutiva ampliada -no la Permanente, que se reúne cada lunes y en la que Arrimadas tiene el control- los barones salpicados por la decisión de su jefa de filas han salido al paso para lanzar cortafuegos inmediatos. En Andalucía, Juan Marín se ha visto obligado a eliminar cualquier duda compareciendo de forma conjunta con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno.

Y en Castilla y León -donde el PSOE ha presentado su propia moción contra Alfonso Fernández Mañueco para obligar a Cs a retratarse- el vicepresidente de la Junta y rival de Arrimadas en las primarias ha puesto pie en pared de inmediato. "El acuerdo con el PP se está cumpliendo y da estabilidad y seguridad", ha zanjado Francisco Igea.

"No tomamos decisiones por lo que se haga en otros sitios. Nosotros tomamos decisiones por cómo funciona este Gobierno y nosotros todo lo que teníamos que decir lo dijimos ayer", ha asegurado Igea, quien en la sesión plenaria de las Cortes ironizó con la "falta de un plan de desescalada" del PSOE para su moción de censura contra el Gobierno autonómico. 

 

Arrimadas selló el 5 de julio de 2020 su alianza constitucionalista firmando una coalición con Casado para el País Vasco.

 

Mientras, la oposición más organizada a Arrimadas, replegada tras digerir el batacazo en Cataluña, reaparece también. La plataforma Renovadores ha exigido este miércoles convocar una Asamblea ordinaria para el 15 de junio, después de que hayan pasado cuatro años desde la anterior ordinaria

Lo han pedido en una carta, que está dirigida a Arrimadas y firmada por el exdiputado en el Parlament y portavoz de la plataforma, Antonio Espinosa, después de que la líder naranja descartara el lunes celebrar una Asamblea General este año y optara por seguir aplicando la estrategia aprobada en la Asamblea extraordinaria celebrada el año pasado tras la dimisión de Albert Rivera.

Los críticos han manifestado su "total desacuerdo" y han asegurado que la última Asamblea ordinaria fue en febrero de 2017, por lo que una nueva debe celebrarse el 15 de junio -deben pasar cuatro meses desde las elecciones a menos que la dirección decida lo contrario-, ya que los estatutos establecen que las asambleas ordinarias deben celebrarse una vez cada cuatro años, han resaltado.

Arrimadas reiteró hace apenas unos días a sus más afines que está dispuesta a "llevar adelante su proyecto para Cs". Aunque el terremoto que ha provocado en Murcia y en Madrid han vuelto a convertir la formación naranja en un hervidero de consecuencias imprevisibles.