| 30 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en una rueda de prensa
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, en una rueda de prensa

Ribera recula y traga con el plan de recorte del gas pero no como pide Bruselas

La vicepresidenta negocia una excepción para España amparándose en la gran capacidad de regasificación que tiene nuestro país y que serviría para abastecer a otros socios europeos.

| A. J. España

En cuestión de días el Gobierno ha dado un giro de 180 grados en su posición al respecto de los recortes del consumo de gas que exige Bruselas como medida para hacer frente a los cortes del suministro por parte de Rusia. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha pasado de asegurar que la reducción del 15% del consumo es  "un sacrificio desproporcionado", resaltando que "los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético", a aceptar los recortes, pero eso sí, "no del 15%".

A su entrada al Consejo de Ministros de Energía de la UE, Ribera ha señalado que asume que "habrá un objetivo de reducción" del consumo de gas en los Estados miembro aunque "no del 15%", ha matizado, sino que se situará "significativamente por debajo" ya que, a su juicio, "no se trata sólo de ahorro neto sino de cómo se consigue que quien lo necesita pueda tener acceso a energía".

"Yo creo que es correcto que todos asumamos un compromiso de ahorro neto", ha añadido la vicepresidenta tercera, respecto a la propuesta del Ejecutivo comunitario de que cada país recorte el consumo de gas hasta primavera ante posibles cortes de abastecimiento por parte de Moscú, un plan que debaten los Veintisiete.

De hecho, a mediodía han alcanzado este martes un acuerdo político para reducir de forma "voluntaria" el consumo de gas en el mercado comunitario un 15% hasta la próxima primavera aunque con excepciones como las interconexiones o la capacidad de exportación.

Ribera , precisamente, defendía medidas de "flexibilidad voluntaria" para la industria a la hora de efectuar recortes en la demanda de gas en lugar de restricciones al consumo. "Sus propuestas van más en la línea de la flexibilidad voluntaria que de imponer restricciones", ha señalado la titular de Transición Ecológica sobre los planteamientos de la industria a la hora de efectuar estos recortes en la demanda.

Ribera defiende que España aumentará el consumo para ayudar a otros países

En un paso más, ha argumentado que el principal valor añadido de España es poner "a disposición" de la UE sus infraestructuras, lo que "incrementa el consumo de gas porque habrá más demanda si tenemos que cubrir el consumo de otros países".

De hecho, la vicepresidenta tercera ha destacado el rol que puede jugar España para garantizar el abastecimiento de gas en otros países de la UE, ya que para ellos "es complicado porque no pueden recibir gas natural licuado, no pueden regasificar, ni trasladarlo a través de tuberías y distribuirlo a toda Europa", por lo que ese es su argumento para que Bruselas haga una excepción con nuestro país.

Finalmente, el acuerdo político, al que sólo Hungría se ha opuesto, plantea reducir la demanda de gas un 15% entre el 1 de agosto del presente ejercicio y el 31 de marzo del próximo año, respecto a la media de consumo de los últimos cinco años aunque cada país escogerá qué medidas que implementará.

Así, contempla excepciones específicas para algunos Estados miembro considerando factores como la interconexión de un país respecto a otras redes gasísticas en la UE, la sincronización con la red de distribución eléctrica europea, su capacidad de exportación o sus niveles de almacenamiento.

En base a ello, podrán solicitar una excepción aquellos países de la UE que cuenten con una baja interconexión con otros Estados miembro y puedan demostrar que su capacidad de exportación por interconexión o a través de terminales de gas natural licuado se puede utilizar para redirigir el consumo de gas a otros Estados miembro. El caso en el que presuntamente se inscribiría España.

Cambio de postura

La pasada semana, la titular de Transición Ecológica se mostró en contra de la propuesta de Bruselas de plantear recortes unificados a todos los Estados miembros, por lo que ahora defenderá ante los Veintisiete que España "reexporta el 20% del gas que importa" y que "estamos en condiciones de fortalecer estas capacidades para poder reexportar a través de los dos gasoductos transpirenaicos" así como enviar gas natural licuado " a través de metaneros de menor tamaño a otros puertos europeos".

Ribera ha indicado que se trata de un paquete "extraordinariamente delicado" que "no satisface plenamente a nadie" y, "aunque echemos de menos algunas de las cosas que habíamos propuesto", ha mostrado su voluntad de impulsar medidas de ahorro y eficiencia y contribuir a la seguridad de suministro de "nuestros vecinos".