| 18 de Junio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Sánchez y el líder del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca.
Sánchez y el líder del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca.

Ferraz en pánico ante los sondeos del 13-F en la primera campaña sin Redondo

El ministro Félix Bolaños y el número 3 socialista Santos Cerdán serán los responsables de la campaña en Castilla y León. Pero los primeros papeles en sus manos desatan el pavor de Moncloa.

| Javier Ruiz de Vergara España

La del 13-F va a ser la primera campaña electoral de Pedro Sánchez sin sus dos estrategas y fontaneros en jefe hasta su purga el pasado verano: Iván Redondo y José Luis Ábalos. Ambos caídos ya tienen sustitutos al frente del Comité Electoral de Ferraz: Félix Bolaños y Santos Cerdán.

Por las manos de estos dos dirigentes de la más estrecha cercanía a Sánchez van a pasar todos los papeles de las elecciones en Castilla y León. Y los primeros documentos que manejan no pueden ser más aterradores: encuestas publicadas y los primeros trackings internos colocan a Alfonso Fernández Mañueco a las puertas de la mayoría absoluta.

 

Ferraz y Moncloa afrontan su primera cita electoral sin la larga sombra de su gran gurú, purgado por Sánchez.


Pero hay más. Ciudadanos se evapora y sus votos van mayoritariamente al saco del PP, Vox irrumpiría con una decena de procuradores y Podemos se hunde. A la expectativa del efecto de las marcas de la llamada España Vaciada.

Las dudas en Ferraz se han disparado con una primera decisión que tomar dado la escasa pegada del líder del PSOE en CyL, Luis Tudanca.

Moncloa maneja una campaña con presencia de ministros del Gobierno -los de perfil más templado en una comunidad autonómica poco dada al extremismo- y una mucho más selectiva de Pedro Sánchez.

"Ahora resta más que suma", confiesa a ESdiario un dirigente socialista. Bolaños y Cerdán dan ya por descontada la debacle en la noche del 13-F. Por eso hay tanto empeño en Ferraz en diseñar la campaña, como en preparar el escenario para el día después para que el tsunami que se espera en las urnas no tenga repercusiones en La Moncloa.