| 18 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Una de las manifestaciones en apoyo a presos de ETA
Una de las manifestaciones en apoyo a presos de ETA

Bildu compara las víctimas de ETA con presos de la banda y alienta los homenajes

La izquierda abertzale compara de nuevo a las víctimas del terrorismo con los presos etarras mientras Podemos apoya los acercamientos penitenciarios

| Miguel Centeno España

Este sábado se han vuelto a producir en el País Vasco y en Navarra nuevas concentraciones a favor de los presos de ETA una semana después de que se registrasen numerosas manifestaciones exigiendo la amnistía de etarras condenados. En esta ocasión, la mayoría de estas marchas han sido convocadas por organizaciones próximas a la izquierda abertzale con el objetivo de obtener más beneficios penitenciarios del Gobierno de Pedro Sánchez. 

En total, se han registrado casi 200 marchas a favor del acercamiento de presos de ETA a cárceles vascas o navarras y, en la mayoría, han acudido líderes de partidos como EH Bildu, socio actual del Gobierno. Unas marchas que coinciden con la celebración de una mesa redonda organizada por Sare, una red ciudadana de apoyo a los presos de ETA, con el supuesto objetivo de “avanzar en la convivencia” dentro del pueblo vasco. 

Una reunión en la que ha participado Bildu, que ha querido transmitir el mensaje de “igualdad” entre todas las “víctimas”. El líder de la formación, el condenado por vínculos con ETA, Arnaldo Otegi, ha llamado a "recuperar la estatalidad" de Euskadi y conseguir "la soberanía", y ha afirmado que "cualquier avance" en este sentido pasa por que "se garantice y respete" el derecho de los territorios vascos y navarro a decidir libremente "qué relación quieren mantener entre ellos".

Por su parte, la portavoz parlamentaria de EH Bildu, Maddalen Iriarte, ha defendido que “todas las víctimas tienen que ser reconocidas y tener verdad y reparación”, y ha dado a entender que el preso que está cumpliendo condena en cárceles lejanas al País Vasco también es una víctima.

Bildu ha asegurado que hay que apostar por “acabar con la política penitencia de excepción” y por “seguir dando pasos para que todos los presos vuelvan a Euskal Herria, tengan progresiones de grado y puedan salir a la calle los presos enfermos”. Además, ha querido remarcar que "también es muy importante la reflexión que se va a hacer hoy en torno a las víctimas”. “Siempre hemos dicho que todas ellas tienen que ser reconocidas y tener verdad y reparación”, ha apuntado.

Bildu ha aprovechado también para respaldar estas concentraciones que se han producido esta mañana en el País Vasco y Navarra, al igual que otras formaciones de izquierdas con representación en el Congreso de los Diputados: entre ellas, destaca la de Unidas Podemos, principal socio de Gobierno de Pedro Sánchez.

La formación de Ione Belarra se ha sumado al PNV, Bildu, ERC, Junts, la CUP, y el BNG en apoyo a estas manifestaciones que buscan doblegar al gobierno del que forman parte para que se faciliten los acercamientos de presos etarras. Según ha adelantado el diario La Razón, desde la formación morada celebran que el Estado “está dando los pasos importantes y significativos para la aplicación exclusiva de una legislación ordinaria y una política penitenciaria normalizada en Euskadi, superando definitivamente lógicas de un pasado afortunadamente ya superado”.

 

Unas manifestaciones que se han producido a pesar de que las principales organizaciones de víctimas del terrorismo han intentado frenarlas. Para ello, recurrieron al Ministerio del Interior mediante solicitudes formales para que se denegasen, pero Fernando Grande-Marlaska las hecho oídos sordos y las ha autorizado finalmente porque “cumplen” la legislación. 

Manifestaciones apoyadas también por el independentismo catalán

Dentro de esas manifestaciones han participado también miembros de formaciones independentistas catalanas como los antisistema de la CUP. De hecho, el diputado de la CUP Albert Botraá ha vuelto a tirar de argumentario “represivo” del Estado y ha criticado el uso de la "excepcionalidad penitenciaria" que se aplica a los presos de ETA como "mecanismo añadido de represión”. 

"Hay que poner fin al uso de la excepcionalidad penitenciaria. Muchos de los presos podrían estar en la calle si no se les aplicara medidas de castigo añadido”, ha añadido. Una posición que ha copiado la CUP e incluso la formación del fugado Carles Puigdemont, Junts per Catalunya. 

Unas posturas que también ha hecho suyas el Partido Nacionalista Vasco (PNV). La parlamentaria de la formación, Irune Berasaluze ha asegurado que la clave está en la "negociación política" para acabar con la "política penitenciaria de excepción" que se aplica a los presos de ETA. Además, ha apostado por "seguir con la política de acercamiento de los últimos meses",aunque ha advertido de que algunas movilizaciones pueden "afectar negativamente al trabajo político"