| 01 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
El Rey este lunes con el nuevo fiscal general.
El Rey este lunes con el nuevo fiscal general.

Moncloa empuja al Rey al "barrizal" de la bronca entre Sánchez y los jueces

El Gobierno condena al Rey a un nuevo bochorno institucional. Y el Jefe del Estado queda obligado a ser testigo de una nueva bronca entre dos de los tres poderes del Estado.

| Miguel Blasco España

El calendario institucional es caprichoso. Y la agenda de esta primera semana oficiosa de arranque del curso político va a volver a situar al Gobierno ante el espejo.

Si este lunes fue el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, el que regresó con duras críticas a Moncloa, este miércoles será el acto solemne de la apertura del Año Judicial, que el Rey Felipe va a presidir en plena guerra total entre el presidente y su ejecutivo y la carrera judicial.

Y el jueves, Bruselas pondrá una vez más nota al estado de derecho en España. Y el avíspero de la renovación del CGPJ augura un serio rapapolvo de Europa a Sánchez.

Pero comenzando por lo primero, el Rey regresa al caserón de la Plaza de la Villa de París en Madrid -sede del Tribunal Supremo- para presidir este miércoles el tradicional y protocolario acto de la apertura del Año Judicial, una de las citas institucionales que marcan el regreso de la actividad política.

Y las maniobras, el juego sucio y la desidia de Moncloa van a empujar a Felipe VI a asistir impotente a una nueva bronca entre los poderes del Estado.

 

El Rey Felipe en la apertura del Año Judicial de 2021, flanqueado entre el presidente del Supremo y la ministra de Justicia.

 

No será la primera pero sí la más elevada de tono. Porque el presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes, se vio obligado este mismo lunes a salir a la palestra para acusar al Gobierno de "mentir" sobre sus planes y advertir que en estas condiciones de bronca institucional es inviable que el CGPJ puede llegar a un consenso para elegir a sus candidatos para la renovación del Tribunal Constitucional.

Y es que el bochorno en la Judicatura es cada día mayor ante los indisimulados intentos del PSOE de colocar al frente del tribunal de garantías a su hombre en la justicia, Cándido Conde Pumpido, perejil de todas las salsas socialistas en la justicia.

Con este panorama, Felipe VI se verá obligado a inaugurar una ceremonia en la que el nuevo fiscal general del Estado -nombrado a dedo por Sánchez entre la rebelión de la carrera fiscal- leerá la Memoria de la Fiscalía General del Estado firmada por la polémica Dolores Delgado.

Y en la que el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, leerá la cartilla a Gobierno y oposición por no blindar al Poder Judicial de la lucha partidista y preelectoral. Un papelón para el Jefe del Estado al que le ha condenado una vez más el presidente del Gobierno.

Ya el año pasado, Lesmes calificó la situación de "insostenible" e instó a las fuerza políticas a que dejaran este asunto fuera de la "lucha partidista" y llegaran a un acuerdo en "las próximas semanas". En aquella ocasión, insistió en que esta anomalía se debía a "causas que le son completamente ajenas" y recordó que son el Congreso y el Senado quienes deben nombrar a los nuevos vocales cada cinco años, un plazo que no es "meramente orientativo", sino que "están obligados" a respetarlo.