| 15 de Octubre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
La ministra de Sanidad, Carolina Darias
La ministra de Sanidad, Carolina Darias

El caos vuelve tras el deseo de las comunidades de imponer el toque de queda

El avance de esta quinta ola está llevando a los dirigentes regionales a imponer restricciones, la sombra del toque de queda vuelve a planear, y los jueces tienen interpretaciones distintas.

| A. Jiménez España

El fantasma del toque de queda vuelve a planear sobre España. El aumento de los contagios en los últimos días ha llevado a las comunidades autónomas a plantearse aumentar las restricciones de movilidad nocturas. Una medida de difícil encaje legal sin la existencia de un estado de alarma que lo ampare. Por ello, los dirigentes regionales ya buscan la fórmula para ello.

Canarias ha recibido este mismo miércoles el revés judicial tra haber solicitado la ratificación de las medidas. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha denegado la petición del Gobierno regional para limitar la movilidad entre las 00.30 y las 06.00 horas en las islas en nivel 3 ó 4.

 Según la sala, "no se ha acreditado que la situación en la que se encuentra la epidemia represente un peligro tan grave e inminente para la salud y la capacidad asistencial que justifique esta excepción habiendo medios ordinarios menos restrictivos de los derechos fundamentales".

Además, ha destacado que con su negativa se evita el "efecto rebote que genera el levantamiento de las prohibiciones impuestas de manera tan drástica" y recuerda que la pandemia es una circunstancia con la que "hemos de conllevar de por vida si la medicina no lo remedia".

Cantabria impone restricciones en 53 municipios

Sin embargo, esto no impide que otras regiones opten por imponerlo. Es el caso de Cantabria, que ya ha solicitado a los tribunales implantar de nuevo el toque de queda de 1.00 a 6.00 horas de la mañana en 53 municipios, en los que también limitará las reuniones en ese horario a seis personas, salvo que sean convivientes.

Por otro lado, prohibirá la venta de bebidas alcohólicas en los establecimientos minoristas y gasolineras a partir de las 20.00 horas, una medida que a diferencia de las ya citadas entrará en vigor en toda la comunidad, será "de aplicación inmediata" y tendrá duración indefinida.

Cataluña tomará medidas en "horas"

También Cataluña tomará esta drástica decisión, según el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, que ha desvelado este miércoles que la Generalitat decretará "en cuestión de horas" un nuevo toque de queda.

"Estamos a las puertas de que se decrete un nuevo toque de queda", ha explicado en la comisión de Presidencia tras reunirse este martes con la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà; el conseller de Salud, Josep Maria Argimon, y el de Interior, Joan Ignasi Elena, con los que coincidieron en que son necesarios instrumentos que permitan terminar con esta situación.

"Supongo que de momento afectará a los próximos quince días y a partir de aquí veremos cómo evoluciona", ha adelantado Batlle, que ve clave que la actividad en Barcelona acabe entre la 1 y las 6 de la madrugada.

La que sí ha recibido el aval judicial es la Comunidad Valenciana, por lo que se limitan a un máximo de 10 personas las reuniones sociales y familiares en toda la Comunidad y se ha decretado el toque de queda entre las 01,00 y las 06,00 horas en 32 localidades de más de 5.000 habitantes que presentan mayor riesgo.

Los servicios jurídicos de Castilla y León desaconsejan solicitar el toque de queda porque la justicia ya lo tumbó en varias ocasiones

Un modelo, el de la restricción por municipios, que también quiere implantar Castilla y León, que está trabajando con los servicios jurídicos autonómicos, que lo desaconsejan, ya que la medida ha sido tumbada por los tribunales autonómicos durante las olas anteriores, por lo que 

Murcia tiene el toque de queda "encima de la mesa" si sigue este "incremento exponencial de los contagios", según su presidente, Fernando López Miras, pero es consciente de la incertidumbre jurídica existente, ya que hay tribunales que lo refrendan y otros los tumban.

Por su parte, Baleares, Castilla-La Mancha y La Rioja prefieren no tomar ninguna decisión al respecto apelando a sus buenos datos de contagios, inferiores, según las autoridades a los del resto de España.

Mientras tanto, desde el Gobierno se evita, de nuevo, pronunciarse al respecto. Sanidad no quiere ni oir hablar del asunto, pese a que los técnicos del ministerio lo recomendaron, consciente de que para evitar las diferencias de criterio en todo el territorio tendría que recurrir de nuevo al estado de alarma. Una medida tremendamente impopular que tendría que explicar en el Congreso con el desgaste político que ello conlleva.

Y Sánchez no está en eso. Está en su nuevo Gobierno, el de la "recuperación", el que deja atrás la pandemia para centrarse en el futuro, aunque las cifras de contagio sigan subiendo y las comunidades exijan que se actúe ya.