03 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Colau se retrata: deja a los ancianos fuera y paga la luz a los okupas

La alcaldesa podemita ha vuelto a levantar ampollas pagando la luz a un grupo de okupas con el dinero de todos los barceloneses en un edificio destinado a ser centro de la tercera edad.

| ESdiario España

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha vuelto a levantar ampollas entre sus ciudadanos pagando con el dinero de todos la luz de un grupo de okupas. Y es que el gobierno de Barcelona está pagando la factura de la luz a los okupas que llevan meses apostados ilegalmente en el edificio municipal Transformadors, que para más inri debería destinarse a un centro para la tercera edad, según informa El Mundo.

El presidente del grupo municipal del PP de Barcelona, Alberto Fernández, lo denunció en un comunicado de prensa en el que revela que el Consistorio ha abonado 2.705 euros por el consumo eléctrico que se ha producido en el inmueble municipal desde que fuera tomado ilegalmente hace cuatro meses. Un total de 805 euros corresponden a la electricidad estrictamente consumida por los okupas para tener luz y utilizar electrodomésticos, pues el resto debía ser abonado de todos modos por el solo hecho de tener el servicio contratado.

Los datos fueron facilitados por el ejecutivo municipal al PP después que el grupo de Fernández requiriese a Colau conocer si, además de tolerar la okupación ilegal de la finca pública, estaba corriendo con el coste de los suministros que utilizaban los okupas. "Ya no se trata de que los okupas no pagan la luz porque se conectan al alumbrado público, ahora hay una nueva modalidad, el propio Ayuntamiento es quien les paga el recibo de forma gratuita", denuncia Fernández.

Cabe señalar que el PP alcanzó un acuerdo con el exalcalde de Barcelona Xavier Trías para que el edificio Transformadors se convirtiera en un centro de la tercera edad después de muchos años en desuso. Sin embargo, desde la llegada de Colau se ha convertido en un centro okupa con todos los gastos pagados.