| 15 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo.
El diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo.

Una nueva baja en "Frankenstein" en el Congreso provoca taquicardias en el PSOE

Fruto de su pacto electoral, el "sanchista" Pedro Quevedo, de Nueva Canarias, cede su escaño a una dirigente de Coalición Canaria, la formación de Ana Oramas, mucho más crítica con Moncloa.

| J.R.V España

Más problemas para la precaria mayoría gubernamental en el Congreso de los Diputados. Una nueva baja en la coalición Frankenstein que cobra renovada importancia si se recuerda las infartantes votaciones del plan anticrisis y la aún más esperpéntica de la reforma laboral.

El diputado de Nueva Canarias en la Cámara Alta, Pedro Quevedo, habitual aliado parlamentario  fiel del Gobierno de coalición, renuncia este jueves a su acta y, en virtud de su acuerdo de coalición con Coalición Canaria, cederá su escaño a una representante de CC-PNC, María Fernández, que se calcula que tomará posesión en el próximo Pleno.

 

Se trata de un relevo que los dos partidos canarios pactaron cuando concurrieron en coalición en las generales de noviembre de 2019. Allí se acordó que el escaño por la circunscripción de Las Palmas de Gran Canaria se repartiría entre las dos formaciones, los primeros 30 meses para Nueva Canarias y los restantes para Coalición Canaria. El escaño de Santa Cruz de Tenerife, que es el que viene ocupando Ana Oramas (CC), seguiría igual.

Según fuentes parlamentarias, Quevedo ya registró hace unas semanas el escrito de renuncia al escaño, aunque con efectos a partir del 30 de junio, para así completar el periodo ordinario de sesiones, con lo que este jueves será su último día como diputado.

Médico de profesión y aspirante a la Alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria, Quevedo fue elegido diputado del Congreso en las elecciones de noviembre de 2011 y desde entonces ha ido renovando el escaño salvo el paréntesis de la legislatura corta de 2019. Presidió la comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP y ha sido portavoz en numerosas comisiones en estos diez años en la Cámara.

En el próximo Pleno del Congreso, su escaño será asumido por Maria Fernández, portavoz nacional de Coalición Canaria, una formación que ya tiene su líder en Madrid, el senador y expresidente autonómico Fernando Clavijo.

Este cambio de escaño en el Grupo Mixto tiene su incidencia para el Gobierno de coalición, ya que Nueva Canarias es socio del PSOE en el gobierno autonómico, apoyó la investidura de Pedro Sánchez y ha venido respaldando los presupuestos generales y sus principales leyes, con alguna sonada excepción como el cambio de posición sobre el Sáhara Occidental que NC rechaza de plano.

Y, en cambio, Coalición Canaria está en la oposición en el archipiélago y, por boca de Ana Oramas, ha mantenido siempre un discurso más critico y combativo.

Y la pérdida de este apoyo le llega al Gobierno cuando Unidas Podemos ya ha sufrido dos bajas, ambas en sus filas canarias del Congreso: la salida al Grupo Mixto de la diputada Meri Pita, y el escaño de Alberto Rodríguez que sigue sin cubrirse desde que perdió el acta al ser condenado a inhabilitación por el Supremo.

Todo ello en un contexto parlamentario de votaciones muy ajustadas en el hemiciclo, con se puso de manifiesto en el decreto de la reforma laboral que salió adelante gracias al error de un diputado del PP, y en vísperas de un Debate sobre el estado de la Nación en el que se van a votar un centenar de resoluciones que medirán la fortaleza o debilidad parlamentaria del Ejecutivo.