| 03 de Octubre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El juez imputa a la cúpula de ETA por el asesinato de Miguel Ángel Blanco

El magistrado de la Audiencia Nacional considera que ellos decidieron "el objetivo sobre el que materializar la acción terrorista, y la planificación y ejecución de la acción".

| A. J. España

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha imputado a  los exjefes de la banda terrorista ETA José Javier Arizcuren 'Kantauri', Miguel Albisu Iriarte 'Mikel Antza' y María Soledad Iparaguirre 'Anboto' por su supuesta responsabilidad en el secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco en julio de 1997, del que ahora se cumplen 25 años.

Así, y para poder escuchar al propio 'Kantauri', el instructor ha acordado la emisión de una nueva Orden Europea de Detención y Entrega en su contra, accediendo a lo solicitado por la Fiscalía el pasado martes, al mismo tiempo que ha decidido archivar la causa para el exjefe de ETA Ignacio Miguel Gracia, alias 'Iñaki de Rentería', por la prescripción de los delitos que se le imputaban.

El magistrado ha tomado esta decisión después de haber recibido sendos informes de la Ertzaintza y de la Guardia Civil en los que los agentes señalan a la cúpula de la banda, a la que responsabilizan por el asesinato perpetrado el 12 de julio de 1997, considerando que solo pudo salir del máximo órgano de dirección de ETA.

Así las cosas, García Castellón deja claro que "la toma de la decisión de llevar a cabo una acción terrorista" era difundida por el comité ejecutivo o ZUBA. De igual forma sucedía con "la información del objetivo sobre el que materializar la acción terrorista, y la planificación y ejecución de la acción". "Eran actuaciones generadas en el denominado 'nivel directivo' de ETA, es decir, en el seno de la cúpula de la organización terrorista", añade.

La dirección de la banda, según el relato del magistrado, planificó en 1997 "el secuestro de un militante" del PP "bajo la amenaza del asesinato del mismo si el Gobierno no accedía a las exigencias que le eran planteadas por la organización terrorista".

El juez connsidera "improbable que una acción terrorista como la llevada a cabo contra" Blanco "fuese realizada por un comando de ETA sin que mediase una decisión y una planificación previa"

"La víctima de esta acción" terminaría por ser Miguel Ángel Blanco "en su calidad de miembro del citado partido político", y que "se había convertido en objetivo preferente de ETA, no ya del comando Donosti, sino de toda la organización terrorista".

"Las comunicaciones orgánicas dirigidas en esas fechas por el responsable del aparato militar de ETA José Javier Arizcuren 'Kantauri' a otro comando de liberados de la organización terrorista, el comando Bizkaia, así lo pusieron de manifiesto", afirma García Castellón.

Para el magistrado, "teniendo en cuenta el modo de actuar de ETA en el que su principal estructura directiva" era la encargada de la toma de decisiones, es "improbable que una acción terrorista como la llevada a cabo contra" Blanco "fuese realizada por un comando de ETA sin que mediase una decisión y una planificación previa, así como unas órdenes concretas y específicas, emanadas" de la ZUBA.

No intentaron evitar o impedir el asesinato

El instructor también responsabiliza a la cúpula de la banda en tanto que "no realizaron ningún acto para que finalizara el secuestro ni la muerte de la víctima, evidenciando una voluntad inequívoca en la producción del resultado".

"En ningún momento intentaron evitar o impedir, pudiendo hacerlo, el asesinato. La acción terrorista que el comando Donosti ejecutó no pudo materializarse por su propia iniciativa, sino que lo realizó siguiendo las órdenes y con la autorización expresa de sus superiores, los integrantes del comité ejecutivo de ETA", concluye.

Mientras tanto, Francisco Javier García Gaztelu, alias 'Txapote', y su pareja Irantzu Gallastegui Sodupe, 'Amaia', condenados ambos como autores materiales del atentado que acabó con la vida de Miguel Ángel Blanco hace ahora 25 años, encaran desde la cárcel de Madrid VII-Estremera la recta final de sus condenas acumuladas de 30 años por este crimen que supuso el principio del fin para la banda terrorista.

 

EuropaPress_1287086_exdirigente_eta_javier_garcia_gaztelu_txapote_audiencia_nacional

El exdirigente de ETA Javier García Gaztelu, Txapote, en la Audiencia Nacional

'Txapote', uno de los terroristas más sanguinarios de ETA, y su pareja fueron trasladados en marzo de 2021 desde la prisión de Huelva a la de Estremera dentro de la política de acercamientos impulsada por el Ministerio del Interior desde la llegada de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno a mediados de 2018.

25 años después de asesinar a Miguel Ángel Blanco, García Gaztelu sigue cumpliendo condena por 14 asesinatos, entre ellos el de Gregorio Ordóñez, Fernando Múgica Herzog o Fernando Buesa. No se espera su excarcelación para antes de 2031, según señalan las citadas fuentes jurídicas y penitenciarias, en un cálculo que puede variar sobre la fecha prevista dependiendo del cómputo que hagan los jueces a partir del tiempo pasado como preventivo o de las redenciones previstas por el Código Penal de 1995.