| 25 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Pedro Sánchez en su balance de fin de año
Pedro Sánchez en su balance de fin de año

El rácano paquete anticrisis tensiona el socialismo que ve a Sánchez en una nube

El panorama en ciernes no es halagüeño para el Gobierno. Y, lógicamente, las dudas internas del PSOE crecen. “Con las cosas de comer nunca debe jugarse”, admiten en privado

| Antonio Martín Beaumont España

A Pedro Sánchez le vendría muy bien un baño de realidad. Alejarse de la gente es el error más frecuente de los mandatarios que viven dentro de una burbuja donde todos a su alrededor dicen lo que ellos quieren escuchar.

El presidente ha logrado enfadar a la mayor parte de los españoles con su rácano paquete anticrisis. Si creía poder pertrecharse en sus últimas medidas, ha pinchado en hueso. Las conversaciones de las familias reunidas estos días alrededor de la mesa para celebrar la Navidad han girado sobre el malestar por el fin de la bonificación a la gasolina y la tomadura de pelo que supone la rebaja del IVA de la cesta de la compra dejando fuera la carne y el pescado.

¡Quién puede entender que se den 400 euros a los jóvenes que cumplen 18 años y, sin embargo, a las familias vulnerables se las despache con 200 euros, ni 17 euros al mes! Un sinsentido que deja claro las prioridades del Gobierno: busca nichos de nuevos votantes más que crear escudos sociales para quienes se quedan en la cuneta por la dura marcha económica.

 

Mientras, copan las noticias los avisos del FMI sobre una recesión global, la subida del desempleo por encima del 13%, el pero diciembre en materia de empleo en diez años o el hachazo de las hipotecas al poder adquisitivo de los españoles en medio del brote inflacionista.

El panorama en ciernes no es halagüeño para el Gobierno. Y, lógicamente, las dudas internas del PSOE crecen. “Con las cosas de comer nunca debe jugarse”, admiten en privado dirigentes territoriales socialistas, que certifican abiertamente la impresión de que “La Moncloa vive en su nube”.

Los barones aprietan los dientes y empiezan a hacer la guerra por su cuenta. El regreso tras las fiestas promete ser ajetreado para el núcleo duro socialista.

A Sánchez no le van a durar sus mantras propagandísticos

Difícilmente le van a funcionar ya a Sánchez sus mantras propagandísticos ante la situación económica y social del país. Las clases medias hacen sus cuentas y, con su dificultad para llegar a fin de mes, no hay argumentario oficial capaz de convencerlas de que viven en el mejor de los mundos. Hay más incógnitas que certezas. Muchos miedos.

 

Así afronta la olvidada mayoría social este 2023. Ahí se desangra el enésimo relato del Gabinete de que “no deja a nadie atrás”. Los hogares se han empobrecido y el fantasioso cuento monclovita sobre la recuperación a lomos de los fondos europeos se desquebraja, agrandando más el desgaste de Sánchez por su falta de credibilidad.

Ojo, que ya hay voces en la periferia de sus propias filas que ponen en duda que deba ser él quien afronte como candidato las elecciones generales. No existe, al menos por ahora, un clamor interno. Pero esa percepción se relaciona con que los sondeos están lejos de la anunciada remontada. Al contrario. La debacle en las municipales y autonómicas del 28 de mayo se da por descontada. Se palpa que Sánchez puede acabar convertido en un juguete roto.