| 16 de Enero de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Carles Puigdemont se suma a la fiesta y asegura que la rebelde es España

El expresidente catalán mantiene su cruzada contra la Justicia española y asegura que el Supremo desobedece a los tribunales europeos.

| ESdiario España

El expresidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, se ha sumado a la particular fiesta independentista que pretende desprestigiar a la Justicia española, después de que el Tribunal Supremo rechazase suspender la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) que negó al líder de ERC en prisión, Oriol Junqueras, la credencial de eurodiputado, asegurando que España "desobedece" a los tribunales europeos.

Puigdemont ha publicado un apunte en la red social Twitter en la que sostiene que la decisión del Supremo supone un "gravísimo error otra vez, del Estado español", asegurando, además que va "de ridículo en ridículo hasta el colapso final".

También ha asegurado que Junqueras es eurodiputado y acabará ejerciendo, y que "quien puede quedar inhabilitado es un Estado que permite una desobediencia tan flagrante de los tribunales europeos".

 Además, a estas declaraciones contra la Justicia española,  hay que añadir las que ha efectuado su abogado, Gonzalo Boye, que en un artículo en eldiario.es ha asegurado que "la voluntad condenatoria" del Tribunal Supremo "era tan intensa que cegó a destacados juristas y les ha llevado a cometer unos errores de tal calibre que, como venimos sosteniendo desde hace ya mucho tiempo, hacen necesario replantearse muchas cosas pero cuya única solución honesta, ética y jurídicamente aceptable pasa por asumir los errores y rectificar por la única vía que, para estos dislates, prevé el ordenamiento jurídico: la declaración de nulidad con retroacción de las actuaciones hasta el momento mismo de producida la vulneración".

De hecho, insiste en que "desde abril pasado el Tribunal Supremo debió suspender el juicio y el procedimiento en contra de los electos y proclamados hasta obtener el correspondiente suplicatorio y que, además, todos ellos debieron ser inmediatamente excarcelados".