| 21 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El hartazgo con Mas y Romeva, entre otros, se hace patente.
El hartazgo con Mas y Romeva, entre otros, se hace patente.

La encuesta de "La Vanguardia" pinta la cara a Mas y los separatistas

La situación de parón en Cataluña se deja sentir en los artífices de la "desconexión", a los que el último sondeo les ha amargado su camino a ninguna parte.

| ESdiario España

El sondeo de Feedback para La Vanguardia arroja un saldo demoledor para Artur Mas y sus compañeros de viaje. La mitad de los ciudadanos reclama volver a las urnas para salir del impasse que se vive en la política catalán tras las últimas elecciones. La cifra concreta es de un 49,5% y agrupa a los que están a favor de convocar nuevos comicios en marzo para salir del atolladero. Menos del 45% se muestra en contra de esa medida.

Pero hay más datos curiosos. Por ejemplo, que dentro de esa cifra un 40% de los votantes de la coalición separatista Junts pel Sí se inclinan por apoyar unas nuevas elecciones. La cifra crece hasta el 43% en el caso de los votantes de la CUP.

Ese porcentaje es mayor entre los partidos que mantienen la defensa de la continuidad de Cataluña dentro de España: 53% en el PSC, cerca del 60% en el PP, en torno al 65% en Ciudadanos y un 82% en Unió.

Más cuestiones llamativas: en caso de acudir separados, sin coaliciones, el sondeo otorga entre 32 y 34 escaños a ERC, 27-29 a Ciudadanos, 24-25 a CDC, 17-18 a PSC, 10-12 a Catalunya si que es Pot, 10-12 a PP y 10 a CUP.

Un 78,8% de los consultados está a favor de la convocatoria de un referéndum sobre la independencia. Tan sólo un 19,9% se opone a ello.

Eso sí, un 48,7% se manifiesta contrario a la independencia frente a un 45,5% que sí está a favor de largar amarras.

La cifra de quienes creen que la independencia no es viable sube hasta el 55% mientras que quienes se muestran en una posición favorable a la desconexión se quedan en un 41%.

Precisamente hablando de desconexión, ni siquiera la forma de llevarla a cabo parece contentar a los partidarios de la independencia. Tan sólo un 37% apoya la resolución del Parlamento catalán para comenzar el proceso frente a un 60% que la rechaza.