× España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Medio Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Óscar Puente, alcalde de Valladolid

El alcalde de Valladolid se mete en un lío por un yate y un contrato a dedo

Las redes arden por una información que relaciona unas vacaciones de lujo de Óscar Puente, portavoz nacional del PSOE, con la adjudicación de un dineral a un empresario.

| Yolanda Lorenzo España

El siempre controvertido Óscar Puente vuelve a estar aparentememte sumido en un lío, a cuento de una información impactante y de la relevancia que su caso ha encontrado en las redes sociales. Al parecer, este septiembre disfrutó con su hija de unas vacaciones en un yate de lujo, cuyo alquiler diario ronda 4.000 euros, abonados según la noticia de OKdiario por la misma empresa que meses antes fue agraciada con una adjudicación directa cercana a los 200.000 euros.

El alcalde de Valladolid, estrecho colaborador de Pedro Sánchez en el pasado y portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, estuvo en Ibiza y Formentera los días 21 y 22 de septiembre, a bordo de un barco de grandes proporciones costeado, según el periódico, por la empresa Zaiglobal Services, beneficiaria de un contrato en mayo, sin concurso, de algo más de 199.000 en el Ayuntamiento vallisoletano.

Al parecer, Puente y su hija permanecieron dos días con sus correspondientes noches en el yate, a pensión completa, y llegaron a compartir una de las pernoctaciones con el empresario que antes vendió al Consistorio un gran lote de productos sanitarios contra el COVID.

 

 

La noticia ha causado un terremoto en las redes sociales, con cientos de mensajes dirigidos al político castellanoleonés, que de momento guarda silencio. Sí fue muy crítico en septiembre cuando se difundieron las imágenes de su asueto, aunque él mismo difundió en 2019 una imagen en el Congreso de una conversación entre Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Los precedentes

Puente se dedicó entonces a recorrer varios medios de comunicación jactándose de su proeza, criticada hasta por Gabriel Rufián: "Son dos farsantes, y a los farsantes hay que denunciarles", se vanaglorió entonces el vallisoletano. 

Antes de eso, también se quejó amargamente de un episodio similar protagonizado por él en la primavera de 2017, cuando  salió a divertirse a un conocido bar de copas de la capital castellana y leonesa -el Café Berlín- y las imágenes acabaron corriendo como la pólvora por Facebook y Twitter sin su conocimiento ni consentimiento. Aquella noche hasta se atrevió a hacer de DJ improvisado.