| 22 de Abril de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Un espontáneo interrumpe un directo de 'Así es la vida' molestando a la reportera e incluso haciendo el saludo nazi.
Un espontáneo interrumpe un directo de 'Así es la vida' molestando a la reportera e incluso haciendo el saludo nazi.

Un espontáneo arruina de la peor manera posible un directo de 'Así es la vida'

El programa de Telecinco conectaba con su reportera en la casa de Gabriela Guillén cuando un individuo empezó a molestar haciendo gestos tras la periodista y llegando a hacer el saludo nazi.

| Pablo Del Campo Medios

Todo transcurría con normalidad este miércoles en Así es la vida, el programa de sobremesa de Telecinco y que precede a TardeAR, hasta que un espontáneo ha aparecido en escena para fastidiar la tarde a la reportera Lourdes Pineda -que la verdad ha aguantado bastante bien el tipo y ha sabido salir de la complicada situación- y también a sus presentadores Sandra Barneda y César Muñoz. Especialmente a este segundo, que ha tomado la voz cantante a la hora de defender a su compañera y criticar, como es lógico, a este individuo.

Como viene siendo normal durante estas semanas, el programa conectaba en directo con la casa de Gabriela Guillén, la mujer que acaba de tener un hijo de Bertín Osborne y que desde entonces está en el centro de los focos. Además, durante estas semanas, una serie de noticias han agitado el avispero en torno a este asunto, como las informaciones que apuntan a que el conocido presentador le habría realizado numerosas transferencias bancarias o el misterioso robo de la sillita de bebé de su coche y que podría haberse producido por el interés de extraer ADN del recién nacido.

Allí estaba, también como es costumbre, la reportera Lourdes Pineda. De hecho, a la hora de darle paso, tanto Carmen Borrego como César Muñoz bromeaban sobre ello: “Antes de que hablemos vámonos directamente a la casa de Gabriela. Vive prácticamente allí Lourdes”. Al poco de comenzar su intervención, aparecía en escena este individuo haciendo gestos, señalando el móvil y rematando con lo que parece un saludo nazi que incluso acompaña con el Sieg Heil tal y como se le puede leer en los labios e incluso escuchar.

“Vamos a estar pendientes… perdonad que no está hoy el día muy allá para preguntarle a Gabriela. A ver si tenemos suerte y nos contesta algo más que ayer compañeros”, comentaba la periodista tras su breve intervención, seguramente acortada por la molestia de este tipo que después de lo sucedido se marchó tranquilamente. De hecho tampoco ha pasado desapercibida la reacción del grupo de personas que observaban de fondo, que lejos de recriminarle la acción le reían “la gracia”.

César Muñoz era el encargado de recoger la conexión y defender a su compañera: “No, si idiotas hay en todas partes”. Comentario que ampliaba la colaboradora del programa Makoke afirmando que, visto lo visto, Lourdes se juega el tipo todos los días en casa de Gabriela.