| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miguel Ángel Muñoz
Miguel Ángel Muñoz

Miguel Ángel Muñoz confiesa el duro motivo familiar por el que va a terapia

El actor charló este domingo con Nuria Roca en La Sexta y quiso compartir con los espectadores una situación personal que le va a costar mucho asimilar.

| Clara Ballesteros Medios

Este próximo 29 de diciembre se estrena 100 días con la Tata, la película que ha realizado Miguel Ángel Muñoz junto a su Tata, Luisa Cantero, y en el que se relata la estrecha relación entre ambos. Y es que Luisa Cantero, hermana de la bisabuela del actor, fue quien lo cuidó desde pequeño mientras los padres de éste trabajaban.

Este domingo, el intérprete quiso contar detalles sobre el largometraje documental durante su visita a La Roca y confesó no estar preparado para la muerte de su Tata. "Para mí hablar de la muerte no es duro, es una necesidad. En la vida queremos ponernos una venda ante esto por el miedo a no mirar hacia ello por el miedo o el respeto que nos puede dar", expuso Muñoz.

El motivo por el que ha hecho este proyecto

El actor confesó que quería aceptar la realidad y vivir con alegría los años que le quedan junto a su Tata. "No puedo decir que esté preparado. Llevo haciendo terapia muchos años y, de hecho, mi película empieza con una sesión real de terapia hablando sobre esto", le dijo a Nuria Roca.

Asimismo, destacó que su Tata no tiene ningún miedo a la muerte, lo que le hace quedarse un poco más en paz. "Cuando llegue veré cómo lo gestiono. Va a ser muy difícil", aseguró el actor. "Si hay algo que yo tenía claro cuando me pusiese a dirigir era que quería hablar de esto y quería hablar de la terapia", añadió.

"Yo hago terapia desde hace más de 15 años, y no solamente cuando estoy muy mal o cuando necesito profundizar sobre un tema como es el tema con mi Tata y con su muerte, sino cada día. Para mí la terapia es el gimnasio de las emociones. Vivimos en una sociedad en la que nos hacen cuidarnos mucho por fuera, pero poquito por dentro", dijo Muñoz.