| 20 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

Jaime González manda a "hacer puñetas" a Piqué tras dejarle sin argumentos

La sonada rueda de prensa del central internacional del FC Barcelona no ha dejado a nadie indiferente. Sus contradicciones son tan clamorosas que no convencen ni a los más devotos.

| ESdiario Medios

Un día después de su sonada rueda de prensa para confirmar que continúa en la Selección, se sigue hablando del papelón de Gerard Piqué. 

Jaime González se ha mostrado rotundo en ABC en un artículo titulado Gerard, vete a hacer puñetas: "Ha salido Gerard Piqué –con carita de no haber roto nunca un plato– a pedir respeto y comprensión tras las declaraciones en las que –con lágrimas en los ojos– condenó la actuación policial durante el referéndum ilegal y defendió el derecho de autodeterminación de Cataluña. Hay que ser muy comprensivo para entender a Piqué. Vamos a ver, Gerard. Te voy a contar mi caso. De mis tres hijos, los dos varones salieron a su padre –para desgracia de su madre– y son del Barça. Ni mi mujer ni mi hija mayor lo entienden, pero ni mis hijos ni yo podemos evitarlo. Como verás, somos un ejemplo de pluralidad familiar". 

A su juicio, "cuando se desatan las pasiones, arde Troya, pero nadie se plantea la autodeterminación, porque discutir y después abrazarse es la mejor manera de garantizar la convivencia. Mis amigos dicen que lo de ser del Barça responde a un trauma de la infancia, pero yo no recuerdo ninguna frustración de niño que desatara mi pasión blaugrana. Y la tengo, Gerard, vaya que si la tengo, aunque comprenderás que, con la que está cayendo, mi devoción venga estos días envuelta en una pena tan negra como Dembelé, al que te pido que le mandes recuerdos y el deseo de una pronta recuperación". 

 

En su opinión, "lo que te está pasando, Gerard, te lo has buscado tu solito. Eres un soberbio jugador de fútbol que ha hecho de la provocación un oficio. Te puede la vanidad y te pone tanto eso de tocar las narices que te has metido en un lío del que es imposible salir. ¿Sabes por qué? Porque has pisado allá donde más duele. Tú, que eres de lágrima fácil, comprenderás lo que voy a decirte. Al pequeño de mis hijos, que está a punto de cumplir la mayoría de edad, la camiseta con tu nombre le queda, obviamente, estrecha –se la compré hace seis años–, pero le servía de reliquia para postrarse ante ella y dar rienda suelta a sus pasiones con cada triunfo del Barça. Un ritual que cumplía desde niño". 

Pero las cosas han cambiado: "Ya no, Gerard. La ha guardado en el fondo del armario, sepultada bajo un océano de trastos. No la arrojó con desdén, sino con un punto de amargura en los ojos. Le dolió, pero lo hizo por coherencia. La que te falta a ti para entender que no se puede pedir respeto y agredir los sentimientos de quienes entienden España no solo como una selección de fútbol –un equipo de amigos, como señalaste ayer–, sino como una explosión de afectos que surgen de manera natural y que se ponen a flor de piel y reaccionan cuando les agreden. Y tú los has agredido, Gerard. Conscientemente, además. Esa es la razón por la que te van a seguir pitando cada vez que vistas la camiseta de la selección. Conscientemente, además. Igual que tú".