| 24 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Risto Mejide, en la diana de Moncloa.
Risto Mejide, en la diana de Moncloa.

Risto Mejide: nuevo enemigo de Moncloa por lo filtrado de Sánchez y Begoña Gómez

El comunicador y publicista de Mediaset lleva un tiempo siendo crítico con el Gobierno y los presuntos casos de corrupción: Tito Berni, Koldo y ahora todo lo de la esposa del presidente.

| David Lozano Medios

Risto Mejide ya es oficialmente otro miembro honorario de la ‘cofradía del fango’ también denominada por el Gobierno y sus socios, la fachosfera. Mejide está en la diana de La Moncloa, que ya ha puesto a trabajar –tal y como ha comprobado ESdiario- a su ejército invisible y anónimo en las redes sociales para desprestigiar al presentador de Todo es Mentira en Cuatro.

El comunicador y publicista de Mediaset España se ha ‘ganado’ a pulso el odio monclovita porque de un tiempo a esta parte ha pasado de ser amable con el sanchismo a convertirse en un quebradero de cabeza por el sencillo hecho de informar de los casos de presunta corrupción que acorralan al Ejecutivo y al PSOE: Tito Berni, Koldo García, el ex ministro José Luis Ábalos y todo lo relacionado con las investigaciones sobre la esposa de Sánchez, Begoña Gómez.

Así que al inicio de Todo es Metira, Mejide ha provocado las iras de Moncloa (y la consiguiente movilización en redes) por hablar con rotundidad sobre la inconveniencia de tratar como un asunto de Estado los ataques del presidente argentino, Javier Milei, contra Gómez:

Hay un tema que no queremos que se nos quede en el tintero y que vamos a comentar muy profusamente hoy. Así que vamos allá con El Tintero. A ver, si alguien se mete con cualquier ciudadano de nuestro país, ¿deberíamos responder todos? Y si ese alguien es el presidente de otra nación, una nación extranjera, e insulta a cualquier ciudadano español, ¿deberíamos convertirlo entonces en una cuestión de Estado? Bueno, cuando se meten con un ciudadano español o una ciudadana, ¿habría que reaccionar como si fuera una afrenta a la soberanía nacional? Porque todo esto es lo que acaba de hacer nuestro Gobierno”.

 

Y sigue arremetiendo Mejide con ironía sobre el asunto:

“Yo me creí que Begoña Gómez era una ciudadana más, al margen del empleo que desempeñase su marido. Yo me creí eso de que, incluso lo defendí, eso de que había que dejarla en paz, precisamente por su condición al margen de los puestos de responsabilidad administrativa. ¿Qué sería la situación si hubiera sido un ciudadano particular? Un ciudadano particular, que diría Ayuso, en este caso sin peluca, pero también un ciudadano particular”.

Risto Mejide, sentencia a Pedro Sánchez

Risto Mejide arremetía, que en las redes ya ha protagonizado varias polémicas con el ahora ministro Óscar Puente, también contra el proceder de Pedro Sánchez:

“Ahora, el hombre profundamente enamorado de su mujer pone al servicio de su pareja todo el aparato pesado del Gobierno. Claro, que el provocador provoque nunca es una novedad. Que Javier Milei insulte, ofenda o trate de ofender a sus adversarios políticos o ideológicos nunca ha sido reseñable. Lo novedoso es cómo reacciona. Reaccionamos ante un reaccionario. Lo novedoso es que el hombre profundamente enamorado ya no se tome cinco días persas para comprobar el caos que ello genera, mientras él medita”.

Y cerraba su editorial que tanto ha indignado al entorno de Sánchez adelantando quien va a pagar todo esto:

“Lo novedoso es que ahora, además, pone a su disposición, a la disposición de su señora esposa, todo el aparato del Estado, mientras apuntala, por cierto, la campaña de las europeas, ejerciendo de víctima ese papel que tantos réditos le ha granjeado hasta la fecha. Y eso, de nuevo, no lo olvidemos, lo pagamos todos. No sé si eso se puede llamar corrupción o malversación. Seguramente no. Pero lo que es seguro es que se trata de una confusión interesada entre personas e instituciones que tiene un beneficiario claro y unos pagadores evidentes. Todos nosotros”.