| 01 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Quique San Francisco, en una participación en La Sexta
Quique San Francisco, en una participación en La Sexta

Quique San Francisco lucha por su vida tras 30 días hospitalizado grave

| M.V. Medios

 

El célebre actor Quique San Francisco lucha por su vida desde el pasado 7 de enero, cuando fue ingresado grave en el Hospital Clínico de Madrid, aquejado de una neumonía lateral severa que le tiene desde entonces postrado en la cama.

San Francisco, icono de la comedia en los años 90 y muy célebre de nuevo ahora por sus rotundas opiniones políticas, muy críticas con el Gobierno de Pedro Sánchez y especialmente con Podemos, se encuentra muy grave pero estable y despierto, según el portal NIUS de Mediaset.

Al parecer, el artista no padece COVID, como se había temido en un primer momento, sino de una neumonía bacteriana cuya recuperación será, según su representante contactado por el citado portal, lenta dado que su estado es "grave", si bien no parece temerse por su vida.

 

Rogelio Enrique, verdadero nombre del actor nacido en Madrid hace 65 años pero criado en Barcelona, protagonizó a la muerte en el spot navideño de Campofrío, un alegato a favor de la vida y en contra del coronavirus que coprotagonizó junto al pianista James Rhodes, su némesis política, muy alineado en su caso con el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias, quienes incluso le concedieron hace escasos días la nacionalidad española por decreto.

Está consciente

San Francisco lucha contra su enfermedad "consciente y sin sedación", lo que hace confiar a su equipo médico en una próxima recuperación, aunque el momento sea muy delicado. Su ingreso ha desatado una polémica paralela en las redes entre sus defensores y sus detractores, dos bandos creados a partir de que el artista confesara, el pasado mes de abril, su simpatía por VOX.

 "Estuve viendo las ciento y pico propuestas del partido de Abascal y estoy muy de acuerdo en muchísimas de ellas. Yo elegiría a los políticos por personas, no por partidos. Si a mí me gusta uno de izquierdas, lo pongo. Y si es de derechas, lo pongo. Yo no quiero vivir en un país donde los políticos son agitadores. Reaccionemos ante esta barbarie, pueblo español", dijo entonces el actor.