| 27 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse

El terrible enfado de Ramón García con una espectadora por su mala contestación

El popular presentador llamó en directo a una espectadora para regalar un jamón y se llevó una mala contestación, lo que le causó un terrible enfado.

| ESdiario Medios

Ramón García, quien presenta desde hace años 'En Compañía', un programa enfocado en poner fin a la soledad de los castellano-manchegos, se ha llevado un sorprendente 'corte' de una espectadora cuando se disponía a regalar un jamón con su llamada a los espectadores, como es costumbre en el programa.

"Buenas tardes señora, disculpe que la moleste. Soy Ramón García, le llamo del programa  de televisión 'En Compañía'", dijo de primera el presentador, quien no imaginaba lo que estaba por venir. "Déjenme de tonterías, por favor. Venga hombre, váyase usted a tomar viento fresco", expresó la mujer antes de colgar la llamada. 

"Llamadla otra vez, por favor", indicó Ramón García a su equipo. "Igual pensaba que era una broma o algo. Llamadla otra vez", prosiguió. Tras unos instantes, el programa se ponía en contacto de nuevo con la señora. "¡Señora! Que no cuelgue, que no es broma, que somos nosotros de la tele", dijo Ramón. 

 

Lejos de quedar ahí la cosa, la mujer respondió: "Que me da igual. A mí no me interesan las tonterías estas", sentenció la espectadora, a lo que Ramón García respondió. "A mí tampoco usted, señora. Qué gente maleducada. Qué asco, qué gente más maleducada. Hay gente faltona y maleducada. Váyase a tomar por culo". 

En ese momento, su compañera Gloria intentaba quitar hierro al asunto. "A lo mejor tiene un mal día...". Una palabras que no calmaron a Ramón García. ¡Que me da igual! Estoy hasta las peloteas de gente maleducada. Si la gente es educada, nosotros somos educados".  "Bueno, señora, igual tenía un mal día. Discúlpenos", sentenció Ramón García, antes de pasar a otra llamada y regalar al final el jamón.