| 28 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Alfa Romeo Tributo Italiano
Alfa Romeo Tributo Italiano

Así es el "Tributo Italiano" de Alfa Romeo, un homenaje a sus orígenes

La marca lanza, por primera vez, una edición limitada global con el nombre Tributo Italiano ,que estará disponible solo este año 2024 en sus modelos Giulia, Stelvio y Tonale

| Pablo de Aguinaco Motor

Alfa Romeo tiene actualmente tres coches en el mercado, a la espera de que llegue el nuevo Milano. Y, por primera vez, ha diseñado una edición limitada transversal para todo su catálogo con el nombre Tributo Italiano.

Los coches de Alfa Romeo Tributo Italiano se venderán sólo a lo largo de este año. La edición limitada se ubica, dentro de la gama y las diferentes versiones, justo por debajo de las variantes Quadrifoglio.

Características de Tributo Italiano

Las principales características de Tributo Italiano, derivadas del lenguaje estilístico y estético compartido por los tres modelos, incluyen una librea bicolor con techo negro, el kit de carrocería del color de la carrocería, la nueva adición de la bandera italiana a las carcasas de los retrovisores y las refinadas personalizaciones interiores, todo lo cual sirve como evidencia de una meticulosa atención al detalle combinada con la búsqueda constante de la más alta calidad.

Para ser más específicos, el Giulia, el Stelvio y el Tonale Tributo Italiano se posicionan en la parte superior de sus respectivas gamas y se ofrecen exclusivamente en los tres colores de la bandera italiana (Rosso Alfa, Verde Montreal y Bianco Alfa) combinados con un techo negro, que se puede abrir como un techo solar siendo un extra que se puede pedir como opción.

Estética de la serie

Los nuevos asientos deportivos de cuero negro presentan perforaciones con toques de rojo

Varias señas de identidad contribuyen al aspecto único y audaz de la serie especial: la parrilla delantera con inserción en "V" (en negro en el Giulia y Stelvio, en Dark Miron en el Tonale); llantas de aleación (21" en el Stelvio, nuevas 19" en el Giulia, 20" en el Tonale), todas ellas pertenecientes a las versiones tope de gama y combinadas con pinzas de freno Brembo rojas muy deportivas.

Las mismas características deportivas se pueden encontrar en el interior de los tres modelos Tributo Italiano. En concreto, los nuevos asientos deportivos de cuero negro presentan perforaciones con toques de rojo, y los reposacabezas delanteros están bordados con el nuevo logotipo distintivo de la serie especial. Otras características nuevas incluyen costuras rojas en el tablero, los asientos y los paneles de las puertas. Además, el Tonale Tributo Italiano viene con una nueva fascia de tablero de "diseño de carbono", con el logotipo de Alfa Romeo, iluminación ambiental y placa protectora de aluminio.

El Stelvio y el Tonale vienen con un portón trasero eléctrico manos libres de serie

El bienestar a bordo del Tributo Italiano también está garantizado por el aire acondicionado bizona, el volante calefactado con levas de cambio de aluminio integradas en la columna de dirección, la agradable iluminación ambiental, el sofisticado sistema de infoentretenimiento, los asientos delanteros ventilados y calefactados, y un sistema de sonido premium equipado con 14 altavoces de Harman Kardon, incluido un subwoofer.

Todas estas soluciones están diseñadas para ofrecer a los clientes un alto nivel de confort, refinamiento y convivencia totalmente italiana. Por último, pero no menos importante, el Stelvio y el Tonale vienen con un portón trasero eléctrico manos libres de serie.

Motores

El Giulia y el Stelvio Tributo Italiano están equipados con el motor de gasolina 2.0 Turbo de 280 CV o el 2.2 Turbodiésel de 210 CV

En cuanto a la gama de motores, el Giulia y el Stelvio Tributo Italiano están equipados con el motor de gasolina 2.0 Turbo de 280 CV o el 2.2 Turbodiésel de 210 CV, ambos con transmisión automática de 8 velocidades y tracción total Q4. También está disponible el turbodiésel de tracción trasera de 160 CV.

Alternativamente, para el Tonale Tributo Italiano, los clientes pueden elegir entre el motor híbrido 1.5 de 160 CV (gasolina/eléctrico) con transmisión automática TCT de 7 velocidades y  el innovador Q4 Plug-In Hybrid de 280 CV, que redefine el paradigma de la "deportividad eficiente".

Extras

El sistema Alfa Active Suspension se adapta a las condiciones de conducción, ofreciendo la posibilidad de elegir entre rendimiento y confort

También ofrece acceso sin restricciones al centro de las ciudades: más de 80 km de autonomía en modo totalmente eléctrico para una máxima movilidad diaria; más de 600 km de autonomía total para largos viajes fuera de la ciudad; y, por último, una potencia total de 280 CV para garantizar toda la dinámica de conducción y la deportividad que se espera de un Alfa Romeo.

Se ha prestado mucha atención a las especificaciones técnicas de serie, incluida la suspensión activa "Dual-Stage Valve" con amortiguación controlada electrónicamente, para resaltar el carácter deportivo de los tres automóviles y garantizar a los clientes una experiencia de conducción única y atractiva totalmente en línea con la tradición de Alfa Romeo. De un momento a otro, el sistema Alfa Active Suspension se adapta a las condiciones de conducción, ofreciendo la posibilidad de elegir entre rendimiento y confort.

En términos de seguridad, el Giulia, el Stelvio y el Tonale vienen con características de última generación para viajar con seguridad sin sacrificar el placer de conducir. Dependiendo del modelo, estos incluyen: sistemas ADAS para conducción autónoma de nivel 2; una cámara de alta resolución que ofrece una vista de 360° similar a la de un dron alrededor del automóvil; detector de punto ciego y detector de cruce trasero; sensores laterales; Espejos retrovisores externos electrocromados.

Sesión de fotos en Matera

Alfa Romeo ha elegido Matera, una de las ciudades más antiguas del mundo, como escenario evocador para el rodaje de la serie especial Tributo Italiano. Famosa por sus cuevas de Sassi, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, la ciudad de Basilicata se encuentra a medio camino entre el pasado y el futuro, entre la tradición y la innovación, y refleja a la perfección la esencia de Alfa Romeo: una marca con un pasado glorioso, que ahora escribe la historia de la deportividad del siglo XXI.

Desde las calles históricas de Matera, envueltas en la luz del sur de Italia, los tres coches Tributo Italiano parten hacia Milán, la capital italiana de la innovación tecnológica y la ciudad natal de la marca que se fundó allí el 24 de junio de 1910. Se traza así un hilo conductor entre dos lugares muy diferentes, unidos por el mismo deseo de mirar al futuro con ambición y orgullo.

Y ahora, sobre todo gracias a la gran cantidad de jóvenes que hay allí, la ciudad actúa como un taller de proyectos y propuestas en innovación social, sostenibilidad y preservación de su identidad histórica, cultural y paisajística. Puede que no sea de conocimiento común que el abuelo del ingeniero Nicola Romeo, fundador de la marca italiana, era originario de Montalbano Jónico, una pequeña ciudad de la provincia de Matera.

Alfa Romeo continúa con su intención de representar y contextualizar sus coches en magníficas localizaciones italianas, estrechamente ligadas a su historia de más de 100 años. Por ejemplo, las maravillosas imágenes realizadas para el centenario del Quadrifoglio en Palermo, donde el símbolo apareció por primera vez en el Alfa Romeo conducido por Ugo Sivocci que ganó la Targa Florio de 1923.

Lo mismo ocurrió con el rodaje dedicado al Nuevo Giulia y al Stelvio Quadrifoglio, que tuvo lugar en Mantua y en los alrededores del lago de Garda: una vez sede de la "1000 Miglia" de 1930, cuando Tazio Nuvolari dejó su huella al volante de un Alfa Romeo 6C 1750 GS Spider Zagato.

Alfa Romeo 20/30 HP

Tras la Primera Guerra Mundial y la entrada de Nicola Romeo en el capital de la entonces Anonima Lombarda Fabbrica Automobili, este modelo se convirtió en el primer vehículo comercializado como “Alfa Romeo”.

En 1921, la marca lanzó la versión Alfa Romeo 20/30 HP ES Sport, con ligeros cambios estéticos y un aumento de la potencia y la velocidad máxima, además de innovaciones como el motor de arranque y los faros eléctricos. Fue el automóvil en el que dieron sus primeros pasos mitos como Enzo Ferrari o Antonio Ascari.

Giuseppe Merosi diseñó el Alfa 20/30 HP, destinado a convertirse en un referente para la clase alta italiana de la época

Nacida en 1910 con el lanzamiento del modelo 24 HP, la Fábrica Anónima Lombarda de Automóviles, más conocida por las siglas ALFA, pronto vio crecer su reputación por sus vehículos deportivos, que ofrecían el máximo placer de conducir tanto en las carreteras como en competición.

Algunos años después, la marca vio la oportunidad de renovar profundamente el Alfa 24 HP pensando en una clientela bien situada socialmente, que apreciaba las prestaciones de los vehículos milaneses, pero no querían renunciar a la amplitud, al máximo confort y a materiales y acabados de lujo. Con estas ideas en mente, Giuseppe Merosi diseñó el Alfa 20/30 HP, destinado a convertirse en un referente para la clase alta italiana de la época.

La fábrica de Portello se transformó para colaborar en el esfuerzo bélico, por lo que un total de 95 encargos pendientes tendrían que esperar algunos años

Con una potencia de 49 CV a 2400 rpm y una velocidad máxima de 115 Km/h, este modelo, disponible en carrocerías Berlina y Torpedo, fue todo un éxito. En pocos meses, se fabricaron 285 unidades.

Sin embargo, la geopolítica tenía otros planes y, en 1915, Italia se apartaba de su neutralidad inicial para combatir en la Primera Guerra Mundial. La fábrica de Portello se transformó para colaborar en el esfuerzo bélico, por lo que un total de 95 encargos pendientes tendrían que esperar algunos años.

Se incorporó un motor de 4.750 cm3, capaz de desarrollar una potencia de 67 CV a 2.600 rpm y de alcanzar los 130 Km/h

Durante el conflicto, Nicola Romeo, un industrial napolitano, gestionó la reconversión de la empresa hacia la producción de armamento y entró en el capital de Alfa para terminar comprando todas sus acciones tras la guerra, rebautizando la compañía como Alfa Romeo. Eligió su modelo de mayor prestigio, el entonces conocido como Alfa 20/30 HP, para estrenar el nuevo nombre de la marca.

En 1921, casi al final de la trayectoria de este automóvil, el “Biscione” lanzó una versión que llevaba más allá sus prestaciones: el Alfa Romeo 20/30 HP ES Sport. Bajo unos ligeros cambios estéticos en la carrocería y en el radiador, que adoptó unas formas más redondeadas, se incorporó un motor de 4.750 cm3, capaz de desarrollar una potencia de 67 CV a 2.600 rpm y de alcanzar los 130 Km/h.

Fue el coche en el que se iniciaron en competición algunos pilotos que han entrado en la leyenda, como Antonio Ascario, Enzo Ferrari o Sivocci Ugo. Sumó un palmarés de prestigio con victorias en la Targa Fioro, en Mugello o en la Aosta-Gran San Bernardo. Su último triunfo se produjo en 1922 en la Coppa del Garda.