| 28 de Noviembre de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Prueba de impacto
Prueba de impacto

Mercedes realiza la primera prueba de choque con vehículos eléctricos

Mercedes-Benz rompe barreras en la seguridad automotriz al realizar una impactante prueba de choque entre dos vehículos eléctricos, demostrando su firme compromiso con la seguridad

| Félix Berrio Motor

Mercedes-Benz se ha convertido en el primer fabricante de automóviles del mundo en llevar a cabo una prueba de impacto frontal en la que participaron dos vehículos totalmente eléctricos. Más allá de cumplir con los requisitos legales y los estándares de calificación de la industria, Mercedes-Benz subraya su enfoque inquebrantable hacia la seguridad vehicular. El evento tuvo lugar en el Centro Tecnológico de Seguridad de Vehículos de Mercedes-Benz en Sindelfingen, Alemania, marcando un hito sin precedentes en la industria automotriz.

Fuente: Mercedes-Benz

Tradicionalmente, las pruebas de choque automovilísticas involucran un vehículo de prueba impactando contra una estructura de aluminio que replica la parte delantera de otro vehículo. Las regulaciones de seguridad establecidas por organizaciones como el Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para Europa (Euro NCAP) requieren que la prueba se realice a una velocidad de 50 km/h, con un solapamiento específico. Sin embargo, Mercedes-Benz fue más allá al utilizar dos vehículos eléctricos reales: un EQA y un EQS SUV.

Esto representó un salto cualitativo, ya que estos vehículos tienen un peso significativamente mayor, alrededor de 2,2 y 3 toneladas, respectivamente, en comparación con el estándar. Además, ambos vehículos eléctricos colisionaron a una velocidad de 56 km/h, superando así el umbral mínimo requerido por la regulación. La colisión conllevó una notable deformación de los vehículos, lo que podría resultar impactante para los observadores no entrenados. Sin embargo, para los ingenieros de Mercedes-Benz, esta deformación demostró la capacidad de los vehículos para absorber eficazmente la energía de la colisión al deformarse.

Los sistemas de alto voltaje de los vehículos eléctricos se desconectaron automáticamente durante la colisión, mitigando aún más cualquier riesgo para los pasajeros y los socorristas.

Lo más impresionante es que, a pesar de la colisión a alta velocidad y la deformación aparente, la zona de seguridad de los ocupantes de ambos vehículos eléctricos permaneció intacta, lo que subraya la capacidad de los vehículos para proteger a los pasajeros en situaciones de impacto. Las puertas de los vehículos pudieron abrirse, lo que facilitaría la evacuación de los ocupantes en caso de una emergencia. Además, los sistemas de alto voltaje de los vehículos eléctricos se desconectaron automáticamente durante la colisión, mitigando aún más cualquier riesgo para los pasajeros y los socorristas.

Esta prueba de choque representa un testimonio impactante de la filosofía de seguridad de Mercedes-Benz, que se basa en la fabricación de automóviles que no solo superen los escenarios de pruebas de choque definidos, sino que también resistan con éxito los accidentes en el mundo real. El escenario de la prueba, que involucra una velocidad de 56 km/h y un solapamiento frontal del 50%, representa un tipo de accidente común en carreteras de doble sentido, como los que ocurren durante maniobras de adelantamiento fallidas. La elección de esta velocidad se basó en la premisa de que, en un accidente de la vida real, los conductores intentarían frenar antes de una colisión en el peor de los casos.

Aspiramos a tener cero accidentes mortales en carretera relacionados con vehículos Mercedes-Benz para 2050

"La seguridad es una parte intrínseca del ADN de Mercedes-Benz y es uno de nuestros compromisos fundamentales con todos los usuarios de la carretera. Para nosotros, la protección de vidas humanas no se trata de qué tipo de sistema de propulsión impulsa el vehículo. Esta reciente prueba de choque, en la que participaron dos vehículos completamente eléctricos, es un testimonio de ello. Demuestra que todos nuestros vehículos, ya sean eléctricos o de combustión interna, están diseñados con un nivel de seguridad igualmente alto.

Trabajamos incansablemente para lograr nuestra visión de un futuro sin accidentes, que va más allá de los objetivos establecidos por la OMS y las Comisiones Regionales de las Naciones Unidas. No solo buscamos reducir a la mitad el número de víctimas y heridos graves en accidentes de tráfico para 2030 en comparación con 2020, sino que también aspiramos a tener cero accidentes mortales en carretera relacionados con vehículos Mercedes-Benz para 2050". - Markus Schäfer, miembro del Consejo de Administración de Mercedes-Benz Group AG, Director de tecnología, desarrollo y compras.

La relevancia de esta prueba también se destacó al elegir maniquíes femeninos en el asiento del conductor de ambos vehículos. Este enfoque refleja el compromiso de Mercedes-Benz con la seguridad de conductores de todos los géneros.

La prueba de choque involucró maniquíes en cada uno de los vehículos, y los resultados indicaron un bajo riesgo de lesiones graves o mortales. Los sistemas de seguridad, incluyendo airbags y tensores de cinturón, funcionaron según lo previsto, validando los resultados previamente calculados por los ingenieros de Mercedes-Benz en numerosas simulaciones por ordenador. Las pruebas en vehículos reales siempre sirven como comparación final con las simulaciones. Además, esta prueba de choque dejó claro que la compatibilidad, es decir, la interacción entre las estructuras de deformación de los vehículos involucrados en un accidente, es un requisito fundamental para la seguridad de los automóviles Mercedes-Benz.

La relevancia de esta prueba también se destacó al elegir maniquíes femeninos en el asiento del conductor de ambos vehículos. Este enfoque refleja el compromiso de Mercedes-Benz con la seguridad de conductores de todos los géneros. Mercedes-Benz, a lo largo de su historia, ha utilizado maniquíes femeninos en pruebas de choque del quinto percentil en el asiento del conductor para diseñar sistemas de protección que se adapten a una amplia gama de clientes. Esto se basa en el reconocimiento de que los clientes Mercedes-Benz provienen de diversos orígenes y géneros, y la marca se esfuerza por garantizar la máxima seguridad para todos. Esto también está en línea con las calificaciones y regulaciones establecidas por asociaciones de protección al consumidor y requisitos legales en todo el mundo.

Sistema de seguridad

El concepto de seguridad de alta tensión desarrollado por Mercedes-Benz se aplicó específicamente a los vehículos eléctricos de la marca. El sistema de seguridad de alta tensión consta de ocho elementos clave destinados a garantizar la seguridad de la batería y de todos los componentes con tensiones superiores a 60 voltios. Esto incluye, entre otros, el cableado positivo y negativo separado y un sistema de autocontrol de alta tensión que se desconecta automáticamente en caso de colisión grave.

Además de la prueba en sí, Mercedes-Benz lanzó la campaña "Safety Symphony" para destacar la coordinación de sistemas de seguridad en tiempo real. La campaña utiliza tomas a cámara lenta para visualizar cómo todos los sistemas de seguridad interactúan en perfecta armonía durante un accidente, protegiendo la vida de la mejor manera posible. La película y los recursos relacionados se compartirán en todos los canales de redes sociales de Mercedes-Benz con el hashtag #allforsafety, proporcionando una visión más profunda de las pruebas de choque de los SUV EQA y EQS.

Historia del Centro de Seguridad

Desde 2016, Mercedes-Benz lleva a cabo pruebas de choque en su Centro Tecnológico de Seguridad de Vehículos en Sindelfingen, uno de los más grandes y modernos del mundo. Con tres carriles de choque de alta flexibilidad y una amplia zona sin apoyos de más de 8.000 metros cuadrados, este centro es un faro de la excelencia en la industria de la seguridad automotriz. Se realizan alrededor de 900 pruebas de choque y 1.700 pruebas de trineo en Sindelfingen cada año, lo que demuestra el compromiso constante de la marca con la seguridad.

La marca de la estrella también se basa en más de 60 años de experiencia en pruebas de choque y en el análisis de la unidad de Investigación de Accidentes del Grupo. Esta unidad, fundada en 1969, tiene la tarea de analizar los accidentes en los que están involucrados vehículos Mercedes-Benz modernos, con el objetivo de comprender cómo se producen los accidentes y qué sistemas de seguridad podrían haberlos evitado o reducido su gravedad. En última instancia, esta investigación ayuda a impulsar la filosofía de seguridad en la vida real de la marca.

Conclusión

Esta prueba de choque histórica no solo demuestra el compromiso de Mercedes-Benz con la seguridad vehicular, sino que también subraya su continuo enfoque en la innovación y la excelencia en seguridad, con el objetivo de crear un entorno de conducción más seguro para todos en las carreteras. La prueba no solo confirma que todos los vehículos de la marca, independientemente de la tecnología de propulsión, cumplen con los más altos estándares de seguridad, sino que también destaca cómo la coordinación de sistemas de seguridad puede marcar una diferencia en la protección de los ocupantes en situaciones de choque. La visión a largo plazo de Mercedes-Benz es alcanzar cero accidentes en los que esté involucrado un vehículo Mercedes-Benz para 2050, y esta prueba histórica es un paso significativo hacia la realización de ese objetivo ambicioso.