ESdiario

Feijóo da una orden tajante sobre Puig: objetivo la "joya de la corona" del 28-M

Génova decide echar el resto en la Comunidad Valenciana, en un pañuelo. El vuelco electoral allí es la pieza clave de su puzzle para desalojar a Sánchez de Moncloa.

Pedro Sánchez y Ximo Puig.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

La victoria en la Comunidad Valenciana está en un pañuelo y Alberto Núñez Feijóo ha ordenado echar el resto para dejar a Sánchez sin esa pieza clave de su "puzzle". Identificar a Ximo Puig con Sánchez, o una rebaja fiscal por la que el 80% de los contribuyentes valencianos tendrán los impuestos más bajos de España, son la clave.

Mientras los socialistas llevan a cabo todo tipo de "triquiñuelas", el candidato popular, Carlos Mazón, ha presentado una ambiciosísima reforma fiscal que supondría un ahorro total para los valencianos de 1.750 millones de euros

Es la instrucción que Génova ha trasladado en estos últimos días a todas las direcciones territoriales para contrarrestar la estrategia de los barones socialistas de escenificar, a las puertas del 28-M, "un distanciamiento de boquilla con Sánchez al que ahora no quieren ver en sus mítines, pero no le han plantado cara en toda la legislatura", denuncian desde la dirección del PP. Sin ir más lejos, Emiliano García-Page, se ha visto obligado en las últimas horas a proclamar que él "no tiene jefe".

Una estrategia que tiene especialmente a un territorio en el punto de mira, la Comunidad Valenciana, donde un puñado de votos puede dar la vitoria al PP y, particularmente, si Podemos se queda fuera de las Cortes Valencias. Ahora mismo las encuestas sitúan a los morados en el 5,5% del voto, cuando el corte para tener diputados está en el 5%. Por eso, Ximo Puig intentó sin éxito rebajarlo al 3%.

Feijóo, junto a su candidato a la Generalitat, Carlos Mazón.

O llevar a cabo todo tipo de "cacicadas", denuncian en el PP, como la protagonizada en las últimas horas por el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, anunciando que Valencia acogerá dos de los principales actos de la presidencia española de la UE..... en un mitin del PSOE. Es más, el propio Pedro Sánchez acude este fin de semana a Valencia para rematar la faena.

Una manera de "confundir el Estado con el partido", denunciaba Esteban González Pons, quien se preguntaba si "¿cabe mayor desvergüenza?".

Pero mientras los socialistas llevan a cabo todo tipo de "triquiñuelas", el candidato popular, Carlos Mazón, ha presentado una ambiciosísima reforma fiscal que supondría un ahorro total para los valencianos de 1.750 millones de euros y que el 80% de los contribuyentes de la Comunidad Valenciana tengan los impuestos más bajos de España.

Con esta reforma, los salarios más bajos serán los que menos impuestos paguen de España, "menor incluso que en Madrid para las rentas bajas". ha prometido Mazón, que también reducirá al 49% el de las más altas, si gobierna.

Denunciar que los barones socialistas "pretenden ahora marcar distancias con Sánchez cuando en toda la legislatura no le han plantado cara" es la otra gran pata de esta estrategia con el fin de desenmascar este distanciamiento impostado para tratar de sortear el lastre en que se ha convertido el presidente del Gobierno para sus barones, que, sin embargo no dejan de ser "los de Sánchez", en palabras del propio Feijóo.

En el PP recuerdan que no hay ningún barón socialista que se haya enfrentado por la vía de los hechos a Sánchez por la Ley del 'sólo sí es sí, las cesiones a ERC o BILDU o los casos de corrupción que sacuden al PSOE, como el del Tito Berni, ahora con nuevas revelaciones.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que incluso ha sido más tibio en sus críticas a Sánchez que García-Page o Lambán, trata en esta recta final de marcar perfil propio para distanciarse del inquilino de la Mocloa e incluso intentar arañar algún voto en el caladero del centro-derecha, especialmente del Partido Popular, recurriendo a la imagen de cercanía que se construyó durante la pandemia.

La Comunidad Valenciana se ha convertido en el gran objeto de deseo de Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez como pasarela para llegar o salir del Palacio de la Moncloa.

Plenamente conscientes en la calle Génova de que "muy pocos votos pueden inclinar la balanza del lado del popular Carlos Mazón" y de que las encuestas arrojan resultados muy ajustados, Feijóo va echar el resto en Valencia, protagonizando el acto central con el reto, que superó con éxito José María Aznar, de llenar la mítica plaza de toros de la capital del Turia.

El caso Azud que está agitando las aguas del PSPV y poniendo contra las cuerdas a un presidente que dice hacer bandera de la lucha contra la corrupción o que ha tenido que recurrir al apoyo del PP, Ciudadanos y Vox para sacar adelante los presupuestos de la Generalitat o la bonificación del impuesto de sucesiones, serán logros que el PP también reivindique.

El candidato del PP, Carlos Mazón, denunciará que Ximo Puig no ha conseguido revertir el "ninguneo" de Sánchez con la Comunidad Valenciana y que, de momento, ha perdido la batalla del trasvase Tajo-Segura frente al castellano manchego Emiliano García-Page.

Y es que la Comunidad Valenciana se ha convertido en el gran objeto de deseo de Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez como pasarela para llegar o salir del Palacio de la Moncloa.

tracking