ESdiario
ÚLTIMA HORA

Carlos Alcaraz reedita su victoria en Wimbledon tras apalear a Novak Djokovic en tres sets (6-2, 6-2, 7-6)

Bolaños nunca esgrimió protocolo para asistir al Aberri Eguna o a la Diada

Presidencia jamás ha pugnado por defender la presencia estatal en la fiesta oficial de Euskadi o Cataluña, sin bandera española y uno o ningún ministro

Félix Bolaños.

Publicado por

Creado:

Actualizado:

Félix Bolaños, ministro de la Presidencia, acusa de deslealtad institucional al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso por no permitirle asistir en el podio de honor a la fiesta regional. Sin embargo, desde que es ministro jamás pugnó por asistir al Aberri Eguna (día de la Patria Vasca) o a la Diada de Cataluña.

No ha clamado “el ministro tiene que subir” para situarse junto al lehendakari o el president. Y son las comunidades que rompieron el protocolo establecido por Felipe González. Lograron que un vicepresidente español estuviese por detrás de un presidente autonómico.

El protocolo sólo indica que, de coincidir tales invitados, deben seguir tal guión. Invitados, no paracaidistas. Los actos, según el decreto, “serán presididos por la autoridad que los organiza [Díaz Ayuso].

Ninguna de esas comunidades invita a Margarita Robles a presidir su fiesta oficial. Lo último que harían sería tolerar un desfile de su Guardia Civil. Tampoco hay un representante militar, el JEMAD, indeseado en ambos territorios.

Por el contrario, en la tribuna madrileña en el día de su fiesta regional había dos representantes del gobierno que pudieron ser tres de haber admitido su invitación Isabel Rodríguez, la ministra portavoz.

En la pasada Diada sólo hubo un representante del Ejecutivo. Y no en una tribuna con el presidente catalán, sino ofreciendo una corona de flores a un héroe del independentismo, Rafael Casanova. Tal papelón le tocó a su ministra de Transportes, Raquel Sánchez.

Perfil bajo para no herir. Ni siquiera el catalán Iceta. ¿No le deja la Generalitat? Bolaños, por si acaso, estaba en Coruña. En 2021 fue la misma ministra a honrar al mártir de los indepes. Nadia Calviño estaba en Eslovenia, Isabel Rodríguez en La Sexta.

Bolaños, en su incidente en la Puerta del Sol este pasado 2 de Mayo

Pero más bajo fue el perfil sanchista en el aberri eguna celebrado por Urkullu el pasado abril. Ningún ministro. Por no verse, no se veía la bandera española. Pero eso no le ofende a Bolaños.

"Si el 28-M obtenemos unos buenos resultados, estaremos dando un paso más y subiendo un escalón más en el camino de Euskadi hacia su libertad", clamó el PNV. Que Euskadi está esclavizada no hiere los tímpanos sanchistas.

No es Madrid donde los ministros son apestados. Bolaños, a falta de cadáveres, exhuma el decreto de protocolo de Felipe González. Y muestra el orden en el que deben figurar los invitados. Hace creer que todos los citados en tal texto deben figurar en la tribuna principal.

De ser cierta su acusación, subiría un millar largo de cargos, incluidos Casa Real, Poder Judicial, ex presidentes, veintena de ministros, más de 500 parlamentarios, etc. Exige la tribuna de la Plaza Roja o el palco del Bernabéu.

El protocolo sólo indica que, de coincidir tales invitados, deben seguir tal guión. Invitados, no paracaidistas. Los actos, según el decreto, “serán presididos por la autoridad que los organiza [Díaz Ayuso].

Pero más bajo fue el perfil sanchista en el aberri eguna celebrado por Urkullu el pasado abril. Ningún ministro. Por no verse, no se veía la bandera española. Pero eso no le ofende a Bolaños.

La distribución de los puestos de las demás autoridades se hará según las precedencias que regula este decreto, alternándose a la derecha e izquierda del lugar ocupado por la Presidencia”.

La presi debe ordenar a sus compañeros de tribuna por rango. Pero no está obligada a subir al escenario todo un colectivo (ministros, militares, consejeros, parlamentarios, cargos…) ¿Ofendió a sus consejeros Díaz Ayuso mostrando sólo uno junto a ella?

Otro argumento cuestionable de Bolaños es que la ministra Isabel Rodríguez le cedió su invitación, como una entrada de cine. El artículo 9º del real decreto 2099/83 establece que “la persona que represente en su cargo a una autoridad superior a la de su propio rango, no gozará de la precedencia reconocida a la autoridad que representa y ocupará el lugar que le corresponde por su propio rango, salvo que ostente expresamente la representación de Su Majestad el Rey o del presidente del Gobierno.”

¿Representaba Bolaños a Sánchez? Nunca lo dijo. “En virtud a este artículo, a efectos de Protocolo, no se admiten pues, las representaciones”, concluyen los expertos.

Un decreto y un amplio margen

El decreto, además, deja amplio margen a Díaz Ayuso para vestir su tribuna: “En los actos oficiales de carácter general organizados por las Comunidades Autónomas o por la Administración Local, la precedencia se determinará relativamente, de acuerdo con lo dispuesto en el presente ordenamiento, por su normativa propia y, en su caso, por la tradición o costumbre inveterada del lugar”.

Bolaños consiguió su objetivo. No fue invitado, pero se le admitió en el acto masivo interno. Toleró entrar como falso acompañante de Robles. Quiso subir al palco. Y ahí le pararon. Su falsa novia, Robles, le dejó tirado en la escalinata.

Y, por fin un incidente, Bolaños pudo ejecutar su mítin contra Ayuso: deseó que fuera desalojado gobierno tan descortés por las urnas. Algo muy protocolario. Viva el Rey, muera Ayuso.

tracking