| 04 de Diciembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
El senador de Compromís Carles Mulet
El senador de Compromís Carles Mulet

El proceso independentista entra en 'fase 2'

El independentismo catalán ha cambiado de estrategia, y esta consiste en ir acelerando el intento de asimilación cultural, política y económica de la Comunidad Valenciana y de Baleares

| Fernando de Rosa Opinión

Fernando_de_Rosa_1

Tras el fracaso del golpe de estado en Cataluña el 1 de octubre de 2017, el independentismo catalán ha cambiado de estrategia, y esta consiste en ir acelerando el intento de asimilación cultural, política y económica de la Comunidad Valenciana y de las Islas Baleares.

Para este fin cuentan con dos caballos de Troya en dichas comunidades, el partido político Compromís y el partido político Més per Mallorca. La finalidad es crear tensión identitaria en unas comunidades que suman casi 14.000.000 de españoles. Es decir, un campo de batalla que afectará a un 30% de la población española.

La primera batalla la han planteado en el Senado mediante una moción de Izquierda confederal, donde se integran dichos partidos de las Islas Baleares y de la Comunidad Valenciana para que la televisión pública catalana, TV3, sea compartida en las tres comunidades con base a que se comparte una lengua común.

Como se ve, ERC deja el trabajo sucio a sus partidos satélites para crear la apariencia de que es una petición de Baleares y de Valencia, lo cual evidentemente es un cambio de estrategia para engañar a la sociedad, queriendo crear el ámbito territorial audiovisual de los falsarios “países catalanes”.

La TV3 es un instrumento de propaganda al servicio de la ideología del odio a los que no piensan conforme a los criterios de los partidos que apoyan una fractura constitucional

Es necesario poner de manifiesto que son continuos los ataques que se pueden apreciar en la televisión pública catalana a los valores constitucionales y a la convivencia en paz. La TV3 es un instrumento de propaganda al servicio de la ideología del odio a los que no piensan conforme a los criterios de los partidos que apoyan una fractura constitucional.

Así, por ejemplo, la fiscalía provincial de Barcelona ha iniciado una investigación sobre el programa infantil de TV3 Au pair dedicado a familias y niños, por una escena en la que un personaje cambia del catalán al español durante un momento de su actuación y les explica a los pequeños que lo hace para parecer más malo.

 Este es un ejemplo de especial gravedad en la medida en la que el programa va dirigido a un público infantil de corta edad, por lo que carece de cualquier capacidad de discernimiento y por tanto supone un acto de claro adoctrinamiento hispanófobo. Este adoctrinamiento no lo queremos en la Comunitat Valenciana ni en les Illes Balears.

 También fue simplemente vomitiva la polémica por el gag machista y pedófilo sobre la reina Letizia y la princesa Leonor, que llevo a la televisión publica a tener que retirarlo, tras un gran escándalo.

Incluso el consejo audiovisual de Cataluña, ha recomendado a TV3 que pida excusas en antena porque las declaraciones de Pepe Rubianes, en las que mandó a la mierda a la puta España, por haber podido ofender a segmentos de la audiencia.

Los fantasmagóricos “países catalanes”

Este modelo de televisión no lo queremos para la Comunidad Valenciana ni para Baleares, porque ya está bien de los insultos a los valencianos, y a los ciudadanos de las Illes Balears, a nuestras costumbres, tradiciones e identidad, hablando de los fantasmagóricos “países catalanes”. Y ya está bien en sembrar odio contra España y los españoles con dinero público.

La nueva ofensiva independentista ha abierto otro frente, también  en el Senado, donde el PSOE y su aliado PNV apoyaron la posibilidad de utilizar en la documentación oficial de la cámara el término ilegal de “países catalanes”. Para ese fin contaron con la complicidad del PSOE y sus aliados del PNV que actuaron siguiendo las directrices que tanto Compromís y ERC les marcaron en el pleno del Senado.

El independentismo catalán ha cambiado de estrategia para coger impulso cara a un próximo referéndum golpista ilegal, y quiere crear  en Valencia y Baleares su campo de batalla. Lo que no se dan cuenta es que el himno de la Comunidad Valenciana comienza con la estrofa: “Para ofrendar nuevas glorias a España…”. El ataque es duro pero la resistencia también lo será.