21 de Junio de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Pedro Sánchez
Pedro Sánchez

España 2050: la Odisea de Sánchez

Nos importa si vamos a tener libertad hoy, libertad de empresa, libertad de educación, libertad para ahorrar, libertad para vivir nuestra vida sin que nos digan qué es lo "correcto".

| Fernando de Rosa Opinión

 

Cuando leí el artículo de Iván Redondo anunciando la gran puesta en escena de Sánchez augurando la tierra prometida para el año 2050, en seguida me vino a la cabeza la magnífica película de Stanley Kubrick 2001: una odisea en el espacio, estrenada en 1968. En dicha obra maestra puede verse un monolito en el que se simboliza una puerta del futuro que indica todo lo bueno que va a encontrarse la humanidad.

Realmente, nuestro Iván Redondo debe de ser un cinéfilo empedernido ya que le encantan las puestas en escena dignas de Hollywood, en las que va recreando diversas obras cinematográficas en las que su Pedro Sánchez es el protagonista. Así comenzó con “solo ante el peligro” para reconquistar el PSOE en el año 2018, siguió con “con verano azul” cuando formó, en junio de 2018, el gobierno al que denominó como “bonito” y que parecía una alegre pandilla que iba de vacaciones con su bicicleta gritando “del palacio de la Moncloa no nos no moverán” recordando al barco de Chanquete.

Luego, ha ido poniendo en escena otras películas, como “Love story” escenificando un amor eterno de abrazos y ojos entornados con Pablo Iglesias, para continuar con “mentiras compulsivas” que ha durado todo un año en varios capítulos, a medida que se desarrollaba la crisis sanitaria. Acabando con la nueva entrega de la odisea espacial.

 

Ahora hemos entrado en la etapa de un futuro lleno de felicidad para que los españoles nos olvidemos de un presente lleno de dificultades, nos anuncia la tierra prometida como una nueva religión que conseguirá la felicidad en la tierra.

Pero realmente los ciudadanos ya estamos hartos de tanta película y de tanto comediante, la magia de Redondo y de Sánchez se ha agotado, y cuando señalan con el dedo el futuro feliz, todos nos fijamos en el dedo que simboliza la mentira, y no nos creemos nada de lo prometido.

Así pues, el futuro que nos anuncian es bastante amenazador. No podremos comer carne, no estará permitido viajar en avión, las pensiones públicas están en peligro, se impondrán tasas por la utilización de vehículos, aumentarán los impuestos, y así, una serie de medidas, que llegan hasta 200, en las que subyace un intento de controlar y maniatar a los ciudadanos con prohibiciones, intervencionismo, dirigismo y un grave infierno fiscal. Eso sí, con música, efectos especiales y una gran alfombra roja como en la entrega de los Oscar.

La magia de los aprendices de director cinematográfico de la Moncloa se está acabando

Desde luego, la magia de los aprendices de director cinematográfico de la Moncloa se está acabando, porque nadie está hablando de esa “odisea espacial” prometida, a los ciudadanos nos preocupa la España de 2021 y no la de 2050, nos preocupa qué va a ocurrir con el secesionismo catalán y vasco o la presión de Marruecos en nuestras fronteras, porque de eso depende que España exista en el 2050. También nos preocupa qué medidas se van a tomar para salir de la crisis económica de 2021 ya que si no se resuelve nuestro futuro laboral hoy en día ¡qué más nos da el futuro de dentro de 30 años!

Pero, sobre todo, nos importa si vamos a tener libertad hoy, libertad de empresa, libertad de educación, libertad para ahorrar, libertad para vivir nuestra vida sin que nos digan lo que es políticamente correcto, libertad para ser emprendedor, libertad para ver el futuro como cada uno quiera, y no con las gafas de Pedro Sánchez y sus palmeros.

En definitiva, lo que queremos es un futuro de libertad, por eso no necesitamos 200 medidas fabricadas desde el laboratorio monclovita, basta con que en el 2050 seamos libres y que no haya un gobierno que nos hunda a prohibiciones, y ese gobierno no será de ideología socialista ni comunista, sino liberal y moderado. Pensar en ese futuro es lo que sin duda nos da tranquilidad a muchos españoles.