05 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Sñanchez, la semana pasada tras reunirse cn el Rey Felipe

Populismo y nacionalismo antes que socialismo

Aunque intenta disimular con sus declaraciones, el fondo del discurso de Sánchez es ya muy claro: está más cerca de Podemos y del secesionismo que nunca, y no dudará en pactar con ellos.

| Carlos Cuesta Opinión

 

 

Hace cerca de un mes escribí en estas mismas páginas alertando sobre el futuro del PSOE y su papel político en España. Y hace cerca de ese mes que anuncié la obviedad de que el auge de Pedro Sánchez en ese partido llevaría a su formación a una intoxicación plena con el populismo.

Grupos municipales del PSOE se han negado respaldar homenajes a Blanco en el XX aniversario de su brutal asesinato por ETA

Hoy, por desgracia, lo que hace unas semanas era sólo un análisis, ha dejado de serlo para convertirse en hecho y evidencia: el PSOE, uno de los partidos clásicos de España, una formación que ha ocupado el Gobierno en la actual etapa constitucional con Felipe González y Zapatero y que volverá a ser llave de gobiernos futuros, confirma sin miramientos su senda populista-nacionalista. Un problema para España del que habrá mucho tiempo para escribir.

No al 155

Las evidencias, por desgracia, son numerosas. La nueva secretaria de cohesión social del PSOE, Núria Parlon, fue la primera en advertir al Gobierno de que si pretendía utilizar todos los mecanismos que le otorga la Constitución Española (el art. 155 permite la inhabilitación de las funciones de un Gobierno regional) para frenar el golpe separatista de la Generalitat catalana, los socialistas estaban dispuestos a buscar apoyo internacional para bloquear el intento del PP de mantener la unidad de España por esa senda.

¿Y Miguel Ángel Blanco?

La primera reacción de Ferraz fue desautorizar sus palabras. Para días después, y en boca de Margarita Robles, dejar claro, y ahora de forma plenamente oficial, que el PSOE “no respaldará el 155”. 

Numerosos grupos municipales del PSOE se han negado respaldar homenajes a Miguel Ángel Blanco en el XX aniversario de su brutal asesinato por ETA. Y Ferraz ha preferido dejarles seguir con su impresentable actitud por no tener un problema con ellos y, sobre todo, por no desencantar a los votantes radicales de Podemos o incluso Bildu a los que pretende captar.

 

 

Óscar Puente, otro de los hombres clave de Pedro Sánchez, ha anunciado ya sin miramientos que una alianza con los populistas de Podemos no sólo “es posible”, sino que “es buena”. 

la realidad es que este PSOE  se ha convertido, en manos de Sánchez y de sus militantes, en una mala imitación de Podemos

El nuevo político decisivo del PSOE en Navarra, Santos Cerdán, ha confirmado el mismo mensaje de fondo: “El PSN (Partido Socialista de Navarra) estaría cómodo en un gobierno con Geroa Bai, I-E y Podemos”. Es decir, que no sólo buscarán el apoyo de Podemos, sino que, además, lo harán con los nacionalistas de Geroa Bai, una formación cuya máxima responsable, Uxue Barkos, no duda en calificarse de abertzale y que impulsa la absorción de Navarra por el País Vasco en clave separatista.

¿A favor de la consulta?

Y, de nuevo a escala municipal, no ha tardado en dejarse ver este “nuevo PSOE” en la actitud de varios de sus alcaldes en Cataluña, donde los cargos socialistas de Vallbona d'Anoia y Castellbell -dispuestos directamente a ceder espacios para que se realice el referéndum ilegal separatista- y Gerona, Blanes, La Escala y Terrassa, han manifestado su respaldo a que sus cohabitantes voten en esa consulta.

Todo ello, pese al pronunciamiento rotundo del Tribunal Constitucional en contra de la legalidad de este referéndum. Y sin que Ferraz encuentre nada reprobable en sus palabras, según afirmó el portavoz oficial Óscar Puente.

Porque la realidad es que este nuevo PSOE -si así se le puede llamar a una formación de discurso agotado y rumbo desnortado- se ha convertido, en manos de Pedro Sánchez y de sus militantes, en una mala imitación de Podemos.

La 'plurinacionalidad'

Por ello, en el mismo momento en el que Podemos trasladó al Congreso su moción de censura contra Rajoy, Sánchez anunció su deseo de formar una gran alianza para tumbar al Gobierno del PP. Por ello, cuando Podemos se reivindica como el alma antisistema del 15-M, Sánchez no tarda un minuto en afirmar que ellos son los abanderados de ese populismo.

Y, por ello, si la formación morada defiende el derecho de Cataluña a votar la violación de la Constitución Española, el líder socialista recoge inmediatamente la “plurinacionalidad” en su programa como ofrenda a los partidos separatistas.

Porque todo país necesita del compromiso con su Constitución de los grandes partidos que tienen opciones reales de gobierno. Pero hoy en España, ese compromiso, por desgracia no está garantizado con Sánchez al frente del PSOE. Diga lo que diga él.

 

Lo mejor de este mismo debate en 'La Marimorena':