04 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Fernando Simón
Fernando Simón

El vídeo viral de Fernando Simón metiendo la pata de nuevo sin perder la sonrisa

El enésimo error garrafal del portavoz de la pandemia se hace viral y resucita todos sus pronósticos fallidos desde el pasado mes de marzo.

| Mr. Meme Opinión

 

El 12 de enero Fernando Simón quitó toda la importancia a la llamada cepa británica, con una rotundidad que se ha hecho viral apenas una semana después: el tiempo que ha pasado entre que negara impacto nacional de esa variante del virus... y el que le ha llevado a decir ahora que esa modalidad de Covid será dominante en España allá por el mes de marzo.

No es la primera vez que un pronóstico del portavoz del Gobierno para la pandemia se estrella con estrépito, y para la posteridad quedarán algunas de sus previsiones más nefastas: desde aquella que desechó la llegada del coronavirus a España asegurando que como mucho padeceríamos "casos aislado" hasta esa otra en la que regañaba a los ciudadanos por empeñarse, histéricos ellos, en generalizar el uso de mascarillas.

 

 

En este otro vídeo el "especialista" desmentía la posibilidad de contagios masivos, lo que dicho un 13 de febrero resulta a estas alturas de la epidemia un auténtico dislate, especialmente ahora que se sabe que el Ministerio de Sanidad recibió alertas internacionales muy claras desde enero, de organismos como la OMS o la mismísima Unión Europea.

 

Nada de ello le llevó a Simón, o a Salvador Illa, a activar las alarmas oportunas, hasta el punto de que  semanas después, cuando no meses, siguieron negando la necesidad de adoptar medidas que finalmente se impusieron: el uso contante de mascarillas, los test en aeropuertos o, ahora, las pruebas en las farmacias que Madrid lleva meses solicitando:

 

 

Y de remate, entre las gloriosas intervenciones de Simón, la más sangrante de todas: aquella en la que se negó a reconocer la cifra real de fallecidos por COVID en España (más de 80.000 ya) y explicó el brutal exceso de mortalidad asegurando que no estaba claro de dónde salía esa cifra y que lo mismo podía ser de accidentes:

 

 

No es de extrañar que, con ese panorama y esa hemeroteca, le piten los oídos como a pocos personajes en España. Desde colegas sanitarios hasta periodistas, ciudadanos anónimos y dirigentes políticos... nadie defiende ya al responsable pandémico ni con la boca pequeña. Sirva como ejemplo de ello un mensaje del diputado Toni Cantó: