ESdiario

LA MIRILLA

Begoña, tratada como diosa viviente en el juzgado

Un coche con las lunas tintadas con Begoña Gómez sale del garaje de los juzgados de Plaza Castilla.

Un coche con las lunas tintadas con Begoña Gómez sale del garaje de los juzgados de Plaza Castilla.EDUARDO PARRA / EUROPA PRESS

Creado:

Actualizado:

La Infanta Cristina era una particular y por eso se "chupó" el paseíllo a los juzgados de Palma un día y otro. Begoña Gómez no es cualquier española, es la esposa del presidente, la mujer de Pedro Sánchez, la Primera Dama de La Moncloa, así que es “un bien de Estado”, de ahí que sea lo más normal que entre en la Audiencia de Madrid a declarar ante el juez por el garaje, para que no queden imágenes recordatorias de tal disgusto.

Lo que resulta más llamativo son los motivos alegados para no acudir al juzgado por la puerta: ¡la seguridad! En fin, podían decir que por notoriedad deseaban evitarle a “la Presidenta” (Patxi López dixit) la “pena de telediario”, hubiese sido un argumento controvertido aunque más comprensible, pero ¿por seguridad? El dispositivo desplegado este viernes en la Plaza de Castilla fue todo un ejército de más de 200 policías. Dudo que el presidente de Estados Unidos tenga tantos guardaespaldas en sus recorridos.

Lo peor de todo esto es la imagen que se transmite de una España a varias velocidades. Donde no todos somos iguales ante la ley. Una es la de la “casta sanchista”, a la que se le concede lo que sea y es bien visto cualquier exceso. El resto, el común de los mortales, nos chupamos cola vayamos donde vayamos por ser “normales”. Y, luego, por último, están Pedro Sánchez y esposa, que son “bienes públicos”, una especie de dioses vivientes que vuelan dos metros por encima de los humanos. A.M.BEAUMONT

tracking