| 26 de Septiembre de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Ione Belarra, muy afectada siempre
Ione Belarra, muy afectada siempre

La increíble metedura de pata por la que todo el mundo se ríe de Ione Belarra

La ministra de Asuntos Sociales, sorprendida esta semana "trabajando" desde una hamaca, vuelve a hacer un espantoso ridículo cuando quería aleccionar a la humanidad.

| Mr. Meme Opinión

 

Ione Belarra es ministra de Asuntos Sociales y Agenda 2030, un empleo para el que sorprendentemente no es preciso haber trabajado en casi nada antes. Así es la política: para lograr un puesto de cajero en el híper hay que someterse a competidos procesos de selección; pero para gobernar un país es suficiente con tener los amigos adecuados y estar en el lugar correcto en el momento oportuno.

No parece muy creíble que, con semejante currículum, se pueda planificar la España de 2030, por muchos estudios que la aludida diga que tenga y exhiba en su ficha oficial en el Congreso. Especialmente cuando tampoco le han servido para saber cosas elementales que los alumnos de Secundaria controlan.

 

Nos explicamos. La también secretaria general de Podemos vertió en Twitter uno de esos mensajes sobre el futuro del planeta con el que, ella y tantos como ella, pretenden convencernos de que están mucho más preocupados que nadie por el ecosistema: mientras los demás son unos zangolotinos que contaminan a lo loco; los de su especie sufren mucho e intentan reconducirnos por el camino de la sostenibilidad. Éste fue su afectado tuit:

 

 

La ministra debió ver verano, nieve y Brasil todo junto e hiperventiló para lanzarse a las redes sociales cual Greta Thunberg de Navarra a soltar su soflama y, de paso, regañar en genérico a los supuestos negacionistas que para ella, a buen seguro, son los dirigentes y votantes de PP, VOX o Cs.

La pobre no se percató de que en el hemisferio sur van al contrario que en el norte y que, si aquí es verano, allí es invierno austral. Y no contenta con ello, reprodujo imágenes de una zona de Brasil donde las bajas temperaturas y los copos de nieve son bastante habituales.

 

 

El cachondeo con la ministra, cuyo sueldo de 80.000 euros anuales más gastos no le da al parecer para consultar la enciclopedia antes de hacer el ridículo más engolado, remata una semana gloriosa para ella y confirma que el pudor y la vergüenza propia no son sus puntos fuertes. Solo a ella, la negacionista del tiempo en el sur del planeta, se le ocurre publicar una imagen suya tumbada una hamaca y añadir que está allí "trabajando".