23 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Ione Belarra, ante el Rey Felipe

Ione Belarra toma posesión como ministra sin haber trabajado en su vida

La sucesora de Pablo Iglesias no ha cotizado nunca fuera de la política y llega sin experiencia profesional al Ministerio promocionada por su íntima amiga Irene Montero.

| Yolanda Lorenzo / Manuel Villa España

 

Ione Belarra ya es ministra de Derechos Sociales del Gobierno de España, un puesto al que accede sin haber cotizado jamás por ningún trabajo fuera de la política, como demuestra el currículo difundido por ella misma en el portal de Transparencia de Podemos. Toda su vida laboral está vinculada a la política, en la que ha tenido un acceso meteórico y muy rentable por su amistad íntima con Pablo Iglesias e Irene Montero.

Precisamente a la sombra de esta última, ministra de Igualdad, la dirigente navarra de Podemos ha protagonizado un ascenso fulgurante en los últimos años. Estudiante de Psicología en la Universidad Autónoma de Madrid, tras abandonar la casa familiar de Pamplona y el patinaje de velocidad, trabó amistad con Montero en la facultad. Vinculada a Podemos desde los orígenes, fue cabeza de lista de la formación morada en las elecciones de 2015, salió elegida y reeditó puesto en los comicios de 2016.

La escalada de Belarra fue paralela a la de su amiga Irene. Así, en 2017 fue elegida portavoz adjunta del grupo. Y en julio de 2018 reemplazó a la ministra de Igualdad como portavoz del grupo.

 

Su lealtad inquebrantable a la pareja dirigente de Podemos fue recompensada igualmente cuando Sánchez y el líder de Podemos formaron Gobierno: crearon la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 para ella.

Una secretaría dependiente del Ministerio de Derechos Sociales que ahora encabeza y que llegó a compaginar con sus labores como diputada. Ello le reporta un sueldo de 120.183,94 euros brutos anuales; más de 8.500 euros al mes, según el portal Newtral.

Pero la pareja de Belarra también se ha beneficiado de este ascenso fulgurante. Como es el arquetipo en la gran familia morada, Belarra se enamoró de un compañero, Ignacio Ramos Delgado, integrante de la facción madrileña de Podemos desde su fundación.

La suerte de su compañero

Integrante del círculo de Ciudad Lineal y siempre con un perfil muchísimo más discreto que su pareja, como apenas un militante de base, su suerte comenzó a cambiar cuando ésta última llegó al Gobierno. Al poco de incorporarse, Delgado fue fichado de asesor para el grupo parlamentario morado.

 

Su nombramiento de Ignacio se registró casi a la vez que el de Belarra como secretaria de Estado. Entonces estaba embarazada de su primer hijo en común. El 3 de mayo la diputada anunció el nacimiento del niño.

No estuvo mucho tiempo distanciada de la política, pues dos meses después convocó la Comisión Delegada para la Agenda 2030. Desde entonces, Belarra combina en sus redes sociales imágenes profesionales con otras junto a su hijo, entre las que no faltan las estampas ya típicas en la familia morada como la del porteo del pequeño en mochila. El habitual derroche de "humildad" del núcleo duro podemita, por otra parte, en cuya dieta no parecen tener sitio los aguacates: ahora desarrollará su carrera desde la cumbre del Consejo de Ministros.

Todos toman posesión

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, y la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 han prometido este miércoles su cargo ante el Rey Felipe VI y sobre la Constitución, completando la reestructuración del Ejecutivo motivada por la salida de Pablo Iglesias.

Con mascarillas y guardando la distancia de seguridad, las nuevas ministras han prometido sobre la Carta Magna y ante la mirada del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, que ha acudido como notario mayor del Reino al acto celebrado en el Palacio de la Zarzuela.

La promesa del cargo se ha realizado sobre un ejemplar de la Constitución abierto por los artículos 100, 101 y 102, pertenecientes al título cuarto, referido al Gobierno y a la Administración, y que establece que los miembros del Gobierno serán nombrados y separados por el Rey, a propuesta del presidente.