| 11 de Agosto de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

El español y los cretinos

El nacionalismo siempre me pareció una grotesca aberración identitaria, un sentimiento localista mal canalizado, profundamente reaccionario y, en su vertiente extrema, violentamente estúpido

| Roberto Granda Opinión

 

El nacionalismo siempre me pareció una grotesca aberración identitaria, un sentimiento localista mal canalizado, profundamente reaccionario y, en su vertiente extrema, violentamente estúpido.

La exaltación de la tribu y la cortedad de miras en detrimento de la ciudadanía política, con todas las desgracias involutivas que ello implica. Del deseo de todos los españoles libres e iguales apenas queda ya nada, con los privilegios entregados a los que se empeñan en habitar un territorio con supuestas impolutas raíces milenarias y otras legendarias chorradas de manipuladores poco pedagógicos, oportunistas del pesebre, subvencionados cainitas e insolidarios y muy amaestrados para divulgar una santoral y lúbrica fantasía anhelada, una mentira cien veces repetida.

En Asturias, por ejemplo, aún no se ha filtrado por los tapices de la tierra el veneno del nacionalismo, pero ya se empiezan a alzar de forma contundente las voces de los ceporros convencidos y los menesterosos intelectuales que quieren separar, según su fanático criterio, a los buenos y a los malos asturianos, lo auténtico de lo corrompido, en función del apoyo o no a la imposición del bable como lengua cooficial.

 

Por la lengua se cuelan muchos atavismos dañinos. Ahí está el origen de demasiadas disputas que acaban expulsando del sistema y de la vida civil a todo el que se resista a ser sujeto de prueba en prácticas como asfixiantes inmersiones o ingenierías sociales.

Poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Porque los comisarios políticos que espían en los patios de las escuelas catalanas lo que hablan los niños en sus juegos no empezaron siendo unos totalitarios del lenguaje, ni el proceso de nazificación se implantó de la noche a la mañana.

Y es que lo intolerable no es el nacionalismo (con su atraso pergeñado por lecciones de mala historia), sino su poder político. El ganar concesiones a gobiernos cobardes y claudicantes. 

Dicen los informes más agoreros que hay un mañana muy cercano donde los niños apenas sabrán usar la gramática, ni conocer el léxico, ni dominar la ortografía. Los estudios incluso hablan de la generación más tonta de la historia

Si derechos y deberes contribuyen a igualarnos, siempre se justifican las violaciones de los derechos individuales en nombre de los derechos colectivos, y por eso el intento de supremacía de determinados farfullos locales busca la separación, lo que en un mundo cada vez más globalizado e interconectado es un suicidio cultural y laboral.

De lengua cooficial (pero no común) a deber patriótico. De sugerencia de conservación folclórica a obligación. Aunque si esa legua fuera tan aceptada, tan normalizada, resulta evidente que no haría falta imponerla con inmersiones abrumadoras y coercitivas, sino que bastaría con ofrecerla como derecho.

Sólo hay que obligar aquello que no sale de forma natural. Retorcer el brazo del ciudadano, a base de implantación en las aulas, cambios de toponimias, vandalización de carteles, abrasiva propaganda en las teles autonómicas con cargo al erario público.  

A su vez desdeñan, con asombrosa estulticia, un lenguaje que desconocen porque no padecen el feo vicio de leer, y no valoran ni disfrutan de una lengua y una literatura forjada a lo largo de los siglos, sus complejas razones históricas, referencia de una hispanoesfera fascinante que recorre la península, cruza el océano y va desde Florida hasta Tierra de Fuego, y en la que son capaces de comunicarse 500 millones de personas.

El desprecio a lo común

Para defender lo propio, el hecho diferencial, desprecian lo común, que también es suyo. Allá ellos. Negarse el español es cerrar las puertas a una aventura humanística que te puede llevar a leer, en su creación original y sin cambiar ni un ápice en traducciones, desde El Quijote de Cervantes, pasando por los versos de Quevedo, las Leyendas de Bécquer hasta las novelas de Juan Marsé, que además era catalán y despreciaba a los dictadorzuelos de toda índole, desde el franquismo hasta el catalanismo nazificado. 

 

Dicen los informes más agoreros que hay un mañana muy cercano donde los niños apenas sabrán usar la gramática, ni conocer el léxico, ni dominar la ortografía. Los estudios incluso hablan de la generación más tonta de la historia, debido a “la fábrica de cretinos digitales” con un coeficiente intelectual más bajo que el de sus padres.

Serán formados sin criterio, capacidad de decisión, herramientas culturales que les ayuden a entender un mundo complejo que hunde sus raíces en la tradición escrita. Idiotizado por las redes, notablemente salvaje, renegando del español, al niño que además de con un iPad bajo el brazo nace en una región nacionalista, le augura un negro futuro, ágrafo y chauvinista.