| 26 de Febrero de 2024 Director Antonio Martín Beaumont

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Precio gasolina 2024
Precio gasolina 2024

Repsol cree que el precio de la gasolina y el gas se mantendrá estable en 2024

El Servicio de Estudios de Repsol contempla que el precio del Brent se mantenga entre 80 y 85 dólares el barril y unos precios del gas estables porque los inventarios están “altísimos”

| Pablo de Aguinaco Sostenibilidad

Así lo explicó el director del Servicio de Estudios de Repsol, Antonio Merino, durante la presentación de una nueva edición del Anuario Estadístico Energético de Repsol, en la que participaron también el director general de Fundación Repsol, António Calçada, y el gerente de Energía de la Dirección de Estudios de Repsol, Rodnan García.

Merino cifró en 75 dólares el barril la curva de futuros y una evolución que dependerá de la prima de riesgo, aunque, en cualquier caso, se moverá en unos márgenes que no son “preocupantes” al ser unos precios con los que la economía mundial puede vivir “cómodamente”.

Acerca de los ataques de los hutíes en el Mar Rojo, afirmó que no se va a bombardear ningún buque tanquero

Sobre la evolución en el último año y este 2024, indicó que los europeos ya no tienen “pánico” a quedarse sin crudo por las sanciones a Rusia porque, entre otros motivos, las refinerías -especialmente las españolas- aumentan la capacidad. No obstante, reconoció que existe incertidumbre por la situación en Oriente Medio.

Precisamente, acerca de los ataques de los hutíes en el Mar Rojo, afirmó que no se va a bombardear ningún buque tanquero y recalcó que, aunque se han incrementado los costes del transporte por las circunstancias, el peso del Canal de Suez no es “tan importante a efectos del precio”.

Los inventarios están altísimos en 2024

En cuanto al gas, anticipó “menos riesgo geopolítico” para su precio ya que ha aumentado la dependencia hacia los Estados Unidos y Noruega y se ha reducido con Rusia. El experto explicó que habrá una demanda “fuerte” de gas, pero se canalizará a través del mercado de al gas natural licuado (GNL).

Descartó una situación de desabastecimiento en Europa para el invierno debido al aumento de capacidad de regasificación en Alemania y Países Bajos y al GNL. “Los inventarios están altísimos en 2024”, recalcó, añadiendo que “va a haber un mercado tensionado, pero no vamos a ver precio mucho más alto de los que tenemos aquí porque hay muchísimos inventarios”.

Merino subrayó que en España la demanda de gas sigue “por debajo” del año pasado y los precios “son muy bajos” y anticipó que esta demanda no se va a recuperar.

Electricidad

Acerca de la electricidad, señaló que si vuelve a haber problemas con las nucleares francesas habrá más entrada de renovables y, por tanto, habrá “más capacidades” de tener los precios “estables”.

Destacó que, pese a que se está llevando a cabo una transición a una economía con mayor uso de electricidad, la demanda viene cayendo “no sabemos si por medidas de eficiencia energética o por los aumentos de electricidad derivados entre otras cosas por el aumento del precio de las emisiones”.

El “gran cuello de botella” de la transición energética va a estar en la producción de grafito, aluminio y níquel

Alertó que no se están reduciendo las emisiones a nivel mundial debido a que países como China o India siguen haciendo consumos intensivos de carbón o petróleo. Además, apuntó que Indonesia representa uno de los principales problemas de la transición energética, pues ha elevado su consumo de carbón para producir níquel, material necesario para la producción de baterías eléctricas.

“No se están produciendo todos los metales de la transición nada más que a través de utilizar intensivamente combustibles fósiles”, indicó Merino. Así, aseguró que el “gran cuello de botella” de la transición energética va a estar en la producción de grafito, aluminio y níquel, los principales metales necesarios para la producción de baterías.

Para Merino, hacer una transición muy rápida es “imposible”, ya que acelerarla conlleva elevar el precio de los metales y el precio de los combustibles fósiles. Subrayó que China es uno de los principales productores de grafito y que la guerra geopolítica con Estados Unidos a quien acaba afectando es a la transición energética.