| 21 de Septiembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
María José Catalá, portavoz en el Ayuntamiento del PP; Carlos Casañ, hermano del delegado de Ferrovial José Casañ asesinado por ETA en 1991; Pablo Broseta, hijo del profesor Manuel Broseta, también asesinado por ETA y Carlos Mazón, líder del PP en la Comunitat Valenciana, en la calle de Miguel Angel Blanco en Valencia
María José Catalá, portavoz en el Ayuntamiento del PP; Carlos Casañ, hermano del delegado de Ferrovial José Casañ asesinado por ETA en 1991; Pablo Broseta, hijo del profesor Manuel Broseta, también asesinado por ETA y Carlos Mazón, líder del PP en la Comunitat Valenciana, en la calle de Miguel Angel Blanco en Valencia

La Valencia de Ribó ignora a Miguel Ángel Blanco en su 25 aniversario

Ni una de las tradicionales pancartas, ni un ramo en su calle, ni una declaración institucional, ni un tuit… la víctima no existe para Compromís y el PSOE que rechazan una declaración

| E. M. Edición Valencia

Pasar por la delante del balcón del Ayuntamiento de Valencia y ver una pancarta colocada por cualquier motivo es una de las estampas habituales de la Valencia de Ribó -cualquier día internacional o conmemoración, por desconocido que sea, tiene su pancarta colgada en el Ayuntamiento-.

Por eso, llama poderosamente la atención que estos días no se ha visto ninguna pancarta en recuerdo de Miguel Ángel Blanco o de las víctimas del terrorismo justo cuando se cumplen 25 años del asesinato que conmocionó a la sociedad española y los homenajes y recuerdos se suceden en el resto de ayuntamientos.

Pero el nulo recuerdo del gobierno municipal que dirige Joan Ribó de Compromís en coalición con el PSOE no se limita a poner o no una pancarta en el Ayuntamiento cuando por otras causas menores sí la ponen, es que directamente no han promovido ni un minuto de silencio, ni una declaración institucional o no han puesto un ramo de flores en la placa de la calle que con el nombre de Miguel Ángel Blanco hay en la capiral del Turia.

 

Por no hacer, las cuentas oficiales de Joan Ribó o del Ayuntamiento de Valencia ni siquiera dedica un comentario o tuit, ni 280 caracteres, en recuerdo del 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. No han movido ni un dedo cuando en cambio es habitual en Compromís y PSOE promover declaraciones institucionales cuando se producen otras conmemoraciones, como por ejemplo en recuerdo del holocausto. Sin embargo, el terrorismo de ETA más reciente y con más impacto en Valencia -donde además hay varias víctimas- es ignorado por el gobierno municipal con el más absoluto silencio.

Otros ayuntamientos valencianos, como el de Alicante presidido por Luis Barcala del PP, sí han hecho homenajes de recuerdo a Miguel Ángel Blanco. Un acto que tuvo lugar en la glorieta de la Gran Vía a la altura de la calle de Alonso Cano y contó con representantes de diferentes fuerzas políticas, incluido Compromís, el partido de Ribó que luego en Valencia no recuerda a la víctima del terrorismo.

Ante esta situación, el Partido Popular de la Comunitat Valenciana sí hará una ofrenda floral por su parte el martes por la tarde en la calle rotulada a Miguel Ángel Blanco, junto al Palacio de Congresos, con presencia de Carlos Mazón y la portavoz municipal, María José Catalá.

El olvido a Miguel Ángel Blanco ha sido una constante del Ayuntamiento de Valencia. Estuvieron cuatro años para cumplir con el acuerdo plenario que pedía rotular una calle con el nombre de la víctima de ETA. El PP de Valencia pidió este año incluir una moción o declaración de todos los grupos en el pleno extraordinario por el aniversario de Miguel Ángel Blanco y desde alcaldía ni les han contestado la petición. Posteriormente, la junta de portavoces ha rechazado esta petición con los votos de Compromís y PSOE.

El PP denuncia "el sectarismo sin alma" de Ribó

El PP  presentó la petición de declaración institucional por escrito hace seis días sin recibir respuesta y hoy la portavoz adjunta del PP, María José Ferrer San Segundo, lo ha reiterado en la Junta de Portavoces, pero ha sido rechazada por el alcalde Ribó y sus socios del PSOE. El PP ha conseguido al menos que se guarden tres minutos de silencio al inicio del Pleno extraordinario en recuerdo de Miguel Ángel Blanco y de todas las víctimas de terrorismo.

La portavoz adjunta, María José Ferrer San Segundo, ha señalado que el alcalde “ni siquiera ha contestado al escrito que formalmente le dirigió el Grupo Popular hace ya 6 días sobre ello, lo que supone una falta de respeto institucional a la labor de la oposición y de sensibilidad con la conmoción que supuso para España el ‘espíritu de Ermua’ que suscitó el cruel asesinato del joven concejal popular”’.

La portavoz adjunta del PP, Ferrer San Segundo, lamenta “el sectarismo sin alma” del alcalde, y su gobierno Compromís-PSOE cuyos portavoces se han alineado en la Junta con el alcalde sin apoyar que en el pleno justo del 13 de julio se haga siquiera una declaración sobre su efeméride ese mismo día de conmemoración tan sangrante y dolorosa para la memoria colectiva de la democracia. Esa es su graduación moral de lo que consideran adecuado”.